viernes, 14 de diciembre de 2007

El Muro de Berlín - I (Y de pronto... ¡un muro!)

votar

Por estos días próximos a fin de año la TV alemana comienza a transmitir documentales y programas con resúmenes del año, de la época, del país. Documentales sobre la historia Alemana los ponen durante los doce meses del año, incluso hay un canal prácticamente dedicado a no olvidar la misma (ni lo malo, ni lo bueno tampoco).

Mucho se habla todavía del Muro de Berlín. Según encuestas realizadas en torno a la celebración de los 18 años de su caída (el 9 de noviembre) y a los 17 años de la Unidad Alemana (el 3 de octubre), más de un 21% de los alemanes quieren el muro de regreso, sin distinción significativa entre ciudadanos de las antiguas RFA o RDA. Alemania sigue dividida.

En ésta y otras entradas que publicaré a continuación, pretendo recoger una síntesis de la historia del Muro que más me ha marcado, sin dudas por las semejanzas que a diario descubro entre la otrora RDA y mi país, Cuba. La mayoría de los datos provienen de éste sitio, que ya cuenta a su haber con más de dos millones y medio de visitas.

Yo le digo a mis colegas alemanes que ellos tuvieron la suerte de tener fronteras terrestres y no marítimas...

Y de pronto... ¡un muro!

En la noche del 12 al 13 de agosto (¡vaya fecha!) de 1961 se comenzó a construir el Muro de Berlín. Ese día era fin de semana y la mayoría de los berlineses dormían aun cuando el gobierno de la RDA cerró las fronteras, de la noche a la mañana, sin previo aviso...

Cada domingo, temprano de madrugada, se intensificaban las obras constructivas para cerrar las fronteras entre la RDA y la RFA. La tropas fronterizas de la RDA comenzaron a bloquear calles, a erigir cercas de alambre y a tirar rollos de alambre de púas.

El 15 de agosto de ese mismo año comenzaron a levantarse los primeros bloques de cemento. En los meses posteriores ya estaba terminado lo que se conociera como la Primera Generación del Muro de Berlín: un muro de ladrillos y hormigón.

Qué importó si alguien fue a visitar a sus tíos el día anterior y se quedó a dormir en su casa. Si ésta estaba en la parte controlada por los rusos, significó que, muy probable, solo décadas después esa persona pudo pasar a la otra parte... ¿o quizá antes?


Todos los posts de esta serie:
* El Muro de Berlín - I (Y de pronto... ¡un muro!)
* El Muro de Berlín - II (Cronología)
* El Muro de Berlín - III (¿Cómo escaparse? ¿Por qué?)
* El Muro de Berlín - IV (El Muro en cifras)
* El Muro de Berlín - V (¡Nosotros somos el pueblo!)
* El Muro de Berlín - VI (La caída del Muro)
Share |

5 comentarios:

General Electric dijo...

lo peor cuando se vive en esas zonas "fronterizas" es descubrir que te quedaste dormido del lado equivocado y te cerraron el puente. Terrible, eh?

esperamos la continuación...

Jinetero… ¿y qué? dijo...

Una ciudad que lloró y aún llora por eso. No has estado nunca en uno de los bunkers? Interesantísimo

Aguaya Berlin dijo...

A un bunker no he entrado... sólo los he visto por fuera y en documentales... pero está pendiente como visita necesaria!

Al Godar dijo...

Aguaya,
Muy buen tema y muy bien tratado.
Yo conoci uno de esos casos en la ex RDA. Dos hermanos quedaron separados de esa forma y tardaron muchisimo en poderse ver de nuevo. En el 84 aun estaban separados.
Durisimo.
No me sorprende que hayan muchos que quieran la separacion. Yo creo que es el mismo oddio que nos come a nosotros y ademas los problemas economicos. En la RDA se vivia bastante bien hace 20 años y creo que muchos de ellos han perdido en el cambio.
Saludos

Aguaya Berlin dijo...

GE, Al, gracias por pasar (Jine, para tí también).
Pues sí, muchos han ganado pero otros han perdido. Por suerte no es la mayoría, aunque hay también quien quiere que el dinero le caiga del cielo y prefieren no mover un dedo para buscarlo... y para eso la RDA era mejor...