viernes, 21 de diciembre de 2007

Navidades en Europa con fondo cubano

votar
No me pegaba el arbolito con el póster de Carlos Enríquez de fondo pero era la esquinita de la sala donde tenía el espacio disponible ;)

La reunión familiar en Navidad, pensándolo bien, no la extraño en absoluto. En Cuba no teníamos esa tradición. Muchos como yo que nacieron después del 59 no vieron un arbolito de Navidad sino con tres décadas de edad, o más, a cuestas. Eso sí, extraño a la familia cuando sé que en estos días todas las familias alemanas se reúnen para festejar... pero la fiesta como tal no la añoro porque nunca la tuve.

En casa sí nos reuníamos todos el 31 de diciembre y esperábamos así juntos el año nuevo. Comíamos algo especialmente elaborado para la ocasión. No se me olvida un pargo gradísimo que fue el plato fuerte una de las veces, asado en el horno con todo lo que encontramos. Casi ni cabía en la bandeja. Para nosotros, muchachos entonces, era un día muy esperado y muy divertido. Aguantábamos como podíamos hasta las 12 de la noche...

Los 31 de diciembre son diferentes en Berlín. Cuando aquí se festeja el advenimiento del nuevo año, en Cuba todavía están preparando condiciones para la comida. A esa hora llamamos por teléfono emocionados con las palabras de los locutores alemanes y alterados "positivamente" con los ruidos ensordecedores de los fuegos artificiales, bombitas, petardos y cuanto efecto pirotécnico hayan comprado los alemanes del barrio (cada año esta gente se gasta más de 100 millones de Euros para hacer ruido!) pero del otro lado del Atlántico todavía no están contagiados con esas emociones debido al cambio de hora.

La ciudad festeja, toda iluminada y adornada nos invita a caminarla, sobre todo de noche. En mi casa poco a poco vamos intentando arraigar en nuestros dos niños pequeños los sentimientos tan bonitos que generan estas fiestas, incluyendo la noche del 24, tratando primero de entender y después de aprender de una tradición que nos estuvo vedada cuando más pudimos disfrutar de ella.

Feliz Navidad para todos, donde quiera que estén!!!
Share |

7 comentarios:

General Electric dijo...

La espera del Nuevo Año se ha ido volviendo cada vez más opaca. Recuerdo cuando esperábamos el Nuevo Milenio. Tomé con unos amigos la lanchita de Casa Blanca para ver desde el frente los fuegos de la Medianoche en la ciudad. Fue patético: tres chispitas murrungueras que duraron medio minuto. Eso fue todo.

Eso sí: los cubazos de agua si estaban a la orden del día por las calles

Aguaya Berlin dijo...

jaja, los cubazos de agua.........
Yo siempre limpio mi casa ese día pero desde que estoy en Berlín ni muerta salgo pa'l frío a tirar nada: el agua sucia la echo por el tragante
:)

Frigi, yo me sumo a los demás: tómate tus días pero no nos dejes esperando más capítulos!! Tú nos haces falta!

GeNeRaCiOn AsErE dijo...

Agua, tuve que meterme unas temporadas (al menos tres) para entender el espiritu de l navidad aquí en E.U.
Como Gerardo, pasee el milenio en Cuba, fue mi ultimo 31 allá y lo pase tocando música con mi banda en el garage de mi casa. Fue cómico, entramos a las 10 pm y cuando salimos ya era un nuevo milenio. En la isla quedaron muchos cosas, entre ellos mamá, papá, hermana y un burujón de buenos socios.
Creo que este 31 termino aferrado al CUBA-zo.

saludos. tony.

Aguaya Berlin dijo...

Yo todavía no me acostumbro........ pero sí te puedo asegurar que cuando hay nin~os en la casa los sentimientos cambian totalmente y ya no estoy tan deprimida cuando acaba el an~o!

Yo igual que ustedes, y el rocker, que también es cubano, tengo toda mi familia en Cuba. Amigos igual, imagina, 30 an~os viviendo allá son buena cantidad para hacer amigos desde el círculo infantil hasta el trabajo! Aunque bueno, la mayoría de los que estudiaron conmigo en secundaria y pre (con los cuales tengo contacto ahora después de más de 20 an~os sin vernos, incluso hasta tenemos una página Web y todo!!), los de la carrera, y los del trabajo, ya no viven en Cuba! Por qué será???

Jinetero… ¿y qué? dijo...

bueno, eso de pasear por la ciudad con el perro frío que hace está por ver. ¿O es que ya te acostumbraste a eso? porque pasarán mil años antes de que yo pueda "pasear" por una ciudad a cero grados de temperatura.

Aguaya Berlin dijo...

Jine, "nos invita", y la peste el último el que acepte la invitación! Yo me quedo en casa, de acostumbrarme... nada :)

Aguaya Berlin dijo...

...pero irremediablemente la tengo que caminar cuando regreso del trabajo, que ya es oscuro. Entonces sí lo hago con gusto aunque apurada ;)