viernes, 5 de marzo de 2010

¿Medicina sólo para los revolucionarios? ¡Eso es Apartheid!

votar
Guillermo Fariñas se encuentra en huelga de hambre desde el 24 de febrero, tras la muerte de Orlando Zapata Tamayo, a su vez en huelga de hambre con desenlace trágico. Fariñas exige concretamente, la liberación de los doscientos presos de conciencia, pero el objetivo es la excarcelación de veintiséis reclusos políticos y de conciencia que se encuentran muy mal de salud y para los que los médicos del Ministerio del Interior han solicitado que apliquen la licencia extrapenal.

Esta es una foto actual, durante la huelga de hambre en su casa, que he tomado del blog de la capmaña por Orlando Zapata Tamayo:


En el hospital a donde lo trasladaron después de sufrir un desmayo, sin embargo, no es bien recibido. En una entrevista reciente, a raíz del regreso a su casa en Santa Clara, en el centro de la isla, ha expresado:

Me pasaron glucosa, me nivelaron los parámetros y, aún sin conocimiento, me llevaron al centro más grande de Santa Clara. Pero engañaron a mis familiares diciéndoles que iba a cuidados intensivos. Me pusieron sueros y me hicieron análisis que dieron que tenía el metabolismo totalmente atrofiado. Sabían que iba a continuar con la huelga, así que el doctor Elvis Jiménez Serrano, director del hospital Arnaldo Millan, dijo que la terapia intensiva estaba para salvar la vida a los ciudadanos revolucionarios y no a contrarrevolucionarios que trataban de desestabilizar el país.

¿Qué opina Ud.? ¿Deben ser los servicios de salud de un país únicamente para los ciudadanos que apoyan al gobierno de turno?

Creo que exageré un poco, pues el gobierno cubano nunca ha sido "de turno" sino que lleva más de 51 años aferrado al poder y excluyendo social, cultural y políticamente, además, a quienes no comparten sus intereses.

Ahora también excluye a sus ciudadanos en los servicios de salud, esos de los que se ha jactado por décadas creando una opinión a nivel mundial de los mismos que, en realidad, no merecen. Viola así, olímpicamente y una vez más, los derechos humanos más elementales:

Artículo 25 de la Declaración Universal de Derechos Humanos:
Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios.

¡Eso es Apartheid! Condeno la actitud del director del hospital, muy seguramente "caída de arriba".
Share |

5 comentarios:

aRRoz con pUnK dijo...

Aguaya, es repulsivo, asqueante ruin y además ilegal; especialmente para un médico negar atención médica a un ser humano.
Ese hombre debería ser denunciado a las autoridades internacionales correspondientes, por quebrantar su juramento hipocrático.
Que vergüenza que esto suceda en mi país!!!
Vergüenza ajena e indignación!!!

Un saludo

Deya :)

lola dijo...

Lo que hay que oir. Yo no me pondría en manos de ese matasanos ni "jarta" de ron. Un individuo que pone a sus "principios revolucionarios" por encima del Juramento Hipocrático para mi no es ná, ni chicha ni limoná.
Que tengas un buen fin de semana, aunque con estas noticias no es como para estar muy tranquil@

Lely Vehuel dijo...

Hola, siempre cuando uno llega a un lugar se le dice bienvenido, hoy es mas que eso, hoy me siento bienllegado. Estar en este tu espacio es gratificante de verdad. Tu sitio esta como siempre estupendo. Vengo desde Peregrino de Sabiduría y como siempre abro las puertas para invitarte y compartir algo un abrazo mucha luz y hasta pronto...

Armando dijo...

Soy Armando, a través del correo de nuestra amiga María, envío y recibo lo que quieras sobre mi blog o sobre mi cotidianidad aquí en Cuba.
Con permiso enlazo tu blog en el mío.

Saludos

Rosa dijo...

50 años de turno, de asesinatos, de violaciones constantes de todo derecho, de izquierdismo totalitario y sanguinario. Que tristeza me embarga. Ojalá sirva para algo el sacrificio de estos mártires que el mundo quiere seguir ignorando. Gracias Dagmar por esa constancia tuya, tan admirable. Un abrazo fuerte.