domingo, 10 de enero de 2010

Emotivas palabras del hijo de Gloria Amaya

votar
"El mensaje que yo le mando a mi familia, a mis hermanos, el mensaje que yo le mando a todos los hermanos de lucha es que mi verdadera madre es la patria, mi madre es la patria, también de Cuba, que es la que yo amo y la que un día me verá entrar allí con la frente bien alto cuando Cuba sea libre. Mis madres son también todas aquellas Damas de Blanco que desfilan diariamente por las calles habaneras desafiando al régimen, pidiendo la libertad de sus seres queridos. Mi mamá son todas aquellas mujeres que dentro de Cuba fueron reprimidas, fueron encarceladas por la dictadura comunista. Esas son mis madres."

Share |

9 comentarios:

Lely Vehuel dijo...

Siempre llego de visita diciendo hola amiga, hola amigo, esta vez llego diciendo hola hermana, hola hermano y tiene un sentido ademas de un porque, supongo lo decubriras de visita por mi blog. Tu sitio interesante y hermoso como siempre. Te espero para peregrinar algo juntos. Mucha luz hasta pronto.

JOSÁN CABALLERO dijo...

Ha sido una gran pérdida,amiga Aguaya, pero también es un estrella gladiolo que nos ayudará con su luz en la lucha por la verdadera libertad de nuestra isla. Gracias por tu constancia y entrega de cada día. Te dejo mi elegía a Gloria Amaya, con un gran beso, Josán Caballero.

GLORIA AMAYA: ETERNO GLADIOLO DE LA PATRIA

Prendida cual gladiolo,
en el alma de la patria,
se queda entre nosotros
la madre GLORIA AMAYA.

Más que madre ella sido
la digna ciudadana,
que enseñó a sus tres hijos
a amar la justa causa
de una Isla soberana,
que hace ya un tiempo dijo:
“Con mi dolor, ya basta
para allanar la calma
y cambiar el sentido
de un ciclo repetido,
que nos trajo la casta
de ese listo caudillo,
seguido por sus larvas
a un tiempo carcomido,
que rehúsa ser vencido”.

Por eso nuestra Amaya,
ante todo se hizo
acaso noble Dama,
con un blanco rojizo,
nacido de las almas,
que en esa Primavera
surgieron de la Nada,
para darle a la tierra
la flor de su esperanza,
como un arma diversa
en la estación más negra.

La Dama se hizo flama,
entre tantas mujeres,
que juntas reclamaban
libertad a sus seres
queridos, quienes daban
el derecho a su mente
de romper ya las trabas,
a cuánta intolerancia
que no mira de frente
y hiere por la espalda,
en un país que teme,
hasta decir ya basta,
la represión que duele,
humilla, ultraja, cansa.
mancilla, veja, mata.

Es un país que clama,
cuando el silencio apaga
un gladiolo en el alma
de una madre ultrajada.
Una madre que es llama
sobreviva y bonanza,
para dar con la talla
del pueblo que hace falta
fundar en nuestra patria,
donde las madres sean
canteras que provean
a sus hijos: las palmas
reales que pelean,
por ganar la confianza
de un país que desea
vivir en democracia.

Ya se prendió el gladiolo
más firme de esa plaza:
Grajales somos todos,
pues la Dama es Mariana:
Nueva madre en nosotros,
amada GLORIA AMAYA.

Madre eterna de un pueblo,
que se abre a la pujanza
de un batallón en vuelo,
con damas, cuya entraña
reúne la argamasa
de sus hijos, hoy presos,
para sembrar confianza
y empujar la manada,
hasta el viejo esperpento
de una historia que falla
en furia cotidiana:

Rotos ya sus espejos
vertebrales y solos,
cual columna que estalla
ante el mito de Cronos,
en su silla que vuela,
no engañan a la Dama,
ni ahuyentan sus gladiolos.
Con la virtud de su alma
todo el blanco que cuelga,
da vueltas a su noria
y la pureza rueda
con la Gloria,
su magia entre nosotros:
luz que ya exhala
la gran naturaleza humana
de una Dama Gladiolo,
que se instala
en lo más recóndito del alma.

Dama de blanca historia,
Mariana en nuestra Gloria,
hoy eres más que todo
un eterno Gladiolo,
cercado en el dolor,
pero incubando amor
en nuestras almas:
Gladiolo a nuestros ojos,
creciendo por la patria,
que también te hizo suya:
Eres flor de mi Cuba,
GLORIA AMAYA:
En tu nuevo invernadero,
vas creciendo
gladiolos cual estrellas,
banderas blancas
para el alma nueva,
en que serás la GLORIA suelta:
Dama eterna
de nuestra Primavera,
cual gladiolo entre rejas,
ganando su belleza
de libertad absuelta.

José Antonio Gutiérrez Caballero
Miami, 9 de enero del 2010.

Aguaya dijo...

Gracias, Lely, hermano.

Josán, GRACIAS a ti!!

LIBRE dijo...

Es muy triste, lo siento mucho! hace unas semanas publique un post en el que esta senora aparecia desesperada en un video pidiendo ayuda para su situacion y sus hijos presos politicos! Que en paz descanse!

angel collado ruiz dijo...

Todos hemos dejado en el camino seres que amamos y nunca olvidaremos. Comparto estas palabras que dan aliento en vez de pesar. Hoy más que nunca el duelo aviva el objetivo de una lucha que no puede decrecer. Un saludo afectuoso, angel

Lely Vehuel dijo...

Hola, aqui ando de visita por tu sitio desde Cuentos y Orquideas que tenia un poco abandonado.
Tu lugar interesante y calido como siempre, me gusta mucho visitarte lo hare mas a menudo. Escribi un nuevo cuento, a ver si gusta hasta pronto y mucha Luz.

aserecubano dijo...

Muy bueno el post y el poema de Josán
que descanse en paz esa madre coraje llamada Gloria Amaya.

Robe dijo...

Gracias por el post querida amiga, que el dolor por la perdida de una persona tan querida y una madre y cubana con tantos valores, nos sirva para mantenernos unidos.
Un saludo

Eric dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.