lunes, 28 de abril de 2008

¿Qué será?

votar
© freestockphotography

Hay presillas que son difíciles de quitar. Las ya oxidadas que agrupan muchas hojas juntas, son las peores. Así me pasa a mí, a veces, con ciertas cosas que quiero escribir, que quiero decir, que quiero hacer, y que no debo. Pesa mucho la familia que aun vive en Cuba. ¿O será el miedo de siempre que no lo acabo de desarraigar? Tantas presillas oxidadas que tenemos aun...
Share |

22 comentarios:

VIDAROSA dijo...

Aguaya, comprendo tus miedos, que son los mismos que los mios y los de muchos cubanos, que tienen blogs y viven fuera de Cuba, pero con la familia dentro. La autocensura es algo intrinseco del cubano a quien le queda alguien en el pais, pero quizas exageramos. No creo que en Cuba sean tan extremistas como para tomar represalias con nuestras familias, solo por decir algo que pensamos, con respeto. Sino Yoani estuviera fuera de circulacion;
Saludos;

GeNeRaCiOn AsErE dijo...

nosotros, que nos hicimos adultos bajo la sombra del miedo, de hecho tenemos ahora que pagar las consecuencias de andar con EL a cuestas. Por eso también, a veces, hablamos bajito cuando se trata la política y por eso nos pesan todos aquellos que quedaron atrás...

saludos a todos, maylin.

lola dijo...

Hola, es cierto que mientras se tiene familia en Cuba uno tiene siempre miedo, y ese miedo cuesta quitárselo, por suerte ya yo no tengo ese problema. Pero la pesadilla duró bastante tiempo, ahora al fin puedo sentirme libre. Un saludo,
P.d. el otro día no envíe fotos, lo siento pero no tuve tiempo de buscarlas, cuando las encuentre igual las cuelgo en mi blog o te las envío para otra ocasión.

Anónimo dijo...

Que temita Aguaya..porque segun yo lo veo no es miedo, o al menos no miedo de lo que le pueda pasar a uno. sino como puedes perjudicar a gentes que quieres y que opina diferente a ti. Ese policia que nos sembraron dentro desde las primeras "listas" cuando aprendiamos a escribir, pasando por el pase de lista a los actos en la Plaza y la "integralidad" en la Universidad...ese policia esta de guardia, mas de lo que nosotros mismos creemos. Y tememos por esos que dejamos atras, por cuanto daño le puede hacer a su vida, a sus rutinas, una "visita" del "compañero que nos atiende" a su cuadra, a su trabajo, o a ellos mismos. Pero, por mas que lo estiremos, un dia tenemos, por nuestra propia salud mental, que abrir las presillas. Aunque en ello se nos rompa
Saludos desde TX
Julio

Los Miquis de Miami dijo...

esa es una de las grandes consecuencias de ese régimen para nuestras vidas. seguir siendo sus prisioneros aunque estemos lejos viviendo en libertad. te entendemos perfectamente. no eres la única que ha tenido ese mismo debate.

Al Godar dijo...

Aguaya,
Le has dado en el clavo. Es exactamente eso: El miedo a sacar la presilla oxidada que sabemos puede romperse.
Saludos,
Al Godar

Eufrates del Valle dijo...

Excelente post, Aguaya. Cuando se tienen rehenes en la Isla, el miedo siempre esta latente. Son tantos los casos que conozco donde han chantajeado a un cubano fuera de Cuba con sus familiares dentro!!!!

Muy buena tu analogia.

jorge ferrer dijo...

La libertad se construye a diario, Anaya. También la libertad interior. Despojarse de ese miedo que describes requiere tiempo, pero el resultado es una ganancia enorme para uno, en tanto individuo y ciudadano. ¡Ánimos!

Aguaya Berlín dijo...

No había podido entrar antes... :-(

Sólo paso para agradecer la visita de todos y para decirles que más tarde comento con más tiempo.

Un saludo bloguero!!!!

Aguaya Berlín dijo...

Voy por partes... dijo Jack, el destripador...

Vidarosa, no solo tengo miedo yo aquí sino mi papá "allá". Se cuida muuuucho con lo que escribe para A empujar el almendrón. Ya me lo dijo, que no tiene tranquilidad absoluta de que no pase nada... Y es que de extremistas está llena la patria... por desgracia. ¿Hasta cuando entender "con respeto" y hasta cuando no? Yo no lo tengo muy claro, conozco el tronco al cual se arriman...

Te caigo por el blog más tarde, que hace un par de días que no te hago la visita!

Aguaya Berlín dijo...

¿Qué tal, Maylín?!! ¿Cómo te lleva la Uni??

Jajajaja, tienes razón, una tiende hasta a hablar bajito y a mirar para los lados cuando de discusiones de política se trata... A mí me pesa tanto esa sombra en las espaldas...........

Aguaya Berlín dijo...

Querida Lola, supongo que el hecho de que no quede más familia sea más que suficiente para liberarse del todo, o del casi todo. Pero mientras allá a alguien le pueda pasar algo una se cuida acá afuera. A los alemanes les da lo mismo lo que yo hable o piense. Evidentemente en nuestro país, no.

No te preocupes por las fotos: no las guardes mucho para que me las mandes para la próxima vez!

Aguaya Berlín dijo...

Dímelo, Julio!

Pues me recuerdo como si fuera ahora a la del sindicato pasando lista (de forma oculta pero todos sabíamos que lo hacía para informar después al Consejo de Dirección) en las "actividades revolucionarias" a las que estábamos practicamente obligados a asistir. Y las cacerías de brujas que se armaban más tarde culpando a los que no iban!! Qué vergüenza de sistema...

Hay presillas que para quitarlas, oye, se pasa un trabajo!!!!

Saludos a TX !!

Aguaya Berlín dijo...

Miquis, hasta mis colegas de la ex-RDA siguen con parte de esos miedos. Los que era unos niños cuando aquello por supuesto que no, pero los más grandes, siguen viviendo con falta de libertades personales. Hasta un día que no interese más nada, es verdad...

Al, y de qué manera se rompen esas presillas! Cuando se parten las paticas no qued amás remedio que, muchas veces, romper también la hoja. Y esa es más difícil de sustituir tal y como está...

Aguaya Berlín dijo...

Eu, y tú conoces casos como esos??? Yo no, para que veas, así que ahora más aun lo tendré presente. Es como dices: rehenes.

Jorge, por eso la tendencia es hacia adelante y no hacia atrás. Tendré en cuenta tu observación!!

Aguaya Berlín dijo...

SALUDOS PARA TODOS OTRA VEZ!!!!!

El isleño dijo...

bueno, muchos saben que estoy "in" así que yo también soy un poco "rehen" o "presilla", como otros nos han denominado antes...

todos sabemos que, incluso, ese miedo pasa mucho más allá de lo que uno diga o piense, sino llegó tan lejos que todos nosotros nos acostumbramos a entrar a los hoteles buscando la aprobación del guardia de seguridad que cuide la entrada... a mi me pasó que llegué a hoteles en otros países y, automáticamente, busco el CVP para ver si puedo entrar o no... y ahí no los hay!!!... y si eso es para algo tan simple y normal como entrar a un hotel, imagínense el saberse seguro de poder decir cualquier cosa sin represalia alguna.

Yo no creo en los extremos, o sea, no creo que "al viejo del almendrón" le hagan nada por opinar o relatar alguna anecdota de su día a día en su blog, y más si ya no trabaja para el aparato estatal, pero sin dudas es de las cosas que pudieran pasarle la cuenta si mañana piensa visitar a AB en su bonito Berlín o pudieran investigar cómo es que puede mandar e-mail internacionales... incluso si lo hace a través de correosdecuba de forma legal, le podrían cerrar la cuenta por "atentar contra la estabilidad del país" o por "brindar informaciones que distorcionan la realidad cubana"... o sea, siempre le van a buscar la vuelta (y seguro encontrarán) de algo que está violando: los impuestos si es cuentapropista, la guardia del comité o cualquier otra cosa... la represalía no será evidente, pública, vinculante de forma explícita con lo que el hizo en Internet, pero sí será observado, sería seguido y eso es lo mismo o, si cabe, peor.

Pero no solo el que está en Cuba... piensen en Uds. mismos... están fuera sí, pero también quieren venir alguna vez a Cuba a ver a sus familias, a venir de vacaciones y enseñarles su país de nacimiento a sus hijos... y para eso tienen que ir a actualizar o validar o renovar el pasaporte cubano, porque podrán ser ciudadanos de cualquier otra país, pero a Cuba sólo pueden entrar con el cubano... y ahí es donde se lo pueden negar!!!...

Aguaya Berlín dijo...

Ay, isleño, así mijmo e' !!! ciento por ciento!! En pleno siglo XXI todavía son actuales los mismos métodos de décadas atrás. Yo les digo a mis colegas alemanes que ellos tuvieron suerte geográfica: no es lo mismo un muro que un mar...
Saludos por la casa!
Por cierto, el libro lo termino man~ana. Tu esposa hace rato, eh?

El isleño dijo...

El libro del Yoyo hace rato fué terminado por mi esposa y mi hijo mayor... ambos con comentarios super buenos, elogiosos, respecto a lo de cierto que encierra la novela. Ahora estoy comenzando yo y ya tengo 3 socios en la cola... deja ver si saco post de ello en mi blog próximamente.

Po cierto, adelántale una felicitación al Yoyo por su libro, muy buena esa "primera piedra"!!!.

Betty dijo...

Sí, hay un temor que deriva del riesgo real de ser "marcado" personalmente o de posibles complicaciones para los familiares que tienen una vida en Cuba, según las reglas del juego que prevalecen. Ese miedo también se refleja por ej. en no revelar la identidad, por el nunca-se-sabe cuando-regreses...es un hecho real que no se puede cambiar sino cuando cambien las circunstancias creo Aguaya....A veces, más que por temor trato de no entrar en temas que pueden enfrentarme con amigos que viven allí y que tienen puntos de vista diferentes, no es lo mismo escribir que conversar o discutir y en temas tan encontrados es muy fácil caer bajo una etiqueta, es complicado, pero coincido en que no queda otro camino ciudadano saludable que no sea escribir y bloguear sin miedos!

Aguaya Berlín dijo...

Isleño! pues yo iba a empezar ayer las cinco últimas páginas que me quedaban pendientes y me quedé dormida... estaba matá, por eso no puedo leer de noche ni ver TV. Pero anoche ni a los blogs les pude dedicar unos minutos...

Y les gustó el libro! qué bueno! El otro que mandé para una amiguita que vive en España ya va por la cuarta persona. Los estoy embullando a todos para que escriban algo y después publicarlo en El libro itinerante. Allí pondré también lo que escribió CubanInLondon en su blog, que me dijo que podía cogerlo. Cuando publiques algo en el tuyo, y con tu permiso, lo pongo en el club literario!

Un abrazo!

Aguaya Berlín dijo...

Betty, sí, depende mucho de las circunstancias y una buena dosis de lo que piensan los demás en la misma familia. A veces yo comento algo en mi casa o con mis padres por teléfono o por email, y allá me abren los ojos y me dicen "no mijita, no, etc., etc., etc." pues también tienen miedo de que me busque yo algun problema.

Hasta ahora con mi blog he tratado de, respetuosamente, decir lo que pienso (un subconjunto de lo que pienso) y pondría mi foto, nombre, apellido, señas y contraseñas, pero ya me han dicho más de una vez que... mejor no, empezando por la familia. Ok, más adelante! Habrá que esperar! :)

Un beso!