martes, 13 de abril de 2010

Out para Joaquín Sabina

votar
(Esta foto la vi en Literatura Sabinera)

Que a Sabina le guste Cuba, o las cubanas (¿cubanos?), o sienta algún remordimiento o qué sé yo, vale, pero que confunda sopa con estopa, se pasa de rosca, o mejor dicho/escrito, deja mucho que pensar de su persona...

Sabina dice que no firma contra Cuba mientras haya Guantánamo y bloqueo.

Quien parece inteligente para algunas prosas, demuestra ignorancia para otras. O ceguera. La carta Por la libertad de los presos políticos cubanos NO REÚNE FIRMAS CONTRA CUBA.

Dicha carta, que cuenta ya con unas 46mil firmas de personas que piden LA LIBERACIÓN DE LOS PRESOS POLÍTICOS CUBANOS, no va contra Cuba: va contra quienes los tienen presos. No pone un gramo más a la desdicha, al malestar y a la pésima situación de vida que tiene que sobrellevar el cubano. Al contrario: intenta quitar toneladas de encima a la represión que sufren muchos de ellos y por lo cual han pagado con la cárcel unos y con la muerte, otros.

Por la excarcelación inmediata e incondicional de todos los presos políticos en las cárceles cubanas; por el respeto al ejercicio, la promoción y la defensa de los derechos humanos en cualquier parte del mundo; por el decoro y el valor de Orlando Zapata Tamayo, injustamente encarcelado y brutalmente torturado en las prisiones castristas, muerto en huelga de hambre denunciando estos crímenes y la falta de derechos y democracia en su país; por el respeto a la vida de quienes corren el riesgo de morir como él para impedir que el gobierno de Fidel y Raúl Castro continúe eliminando físicamente a sus críticos y opositores pacíficos, condenándolos a penas de hasta 28 años de cárcel por "delitos" de opinión; por el respeto a la integridad física y moral de cada persona; firmamos esta carta, y exhortamos a firmarla a todos los que han elegido defender su libertad y la libertad de los otros.

Lea bien, Sabina. Póngase espejuelos, los necesita. Y quítese las orejeras castristas, lo necesita también.

Out para Joaquín Sabina. Pfui!!, como dicen los alemanes...
Share |

6 comentarios:

Anónimo dijo...

nunca me gusto ese sabina, las letras son cronicas y repeticiones de lo mismo siempre, para no hablar de la voz de alpargata vieja que tiene. no me sorprende de él ni de muchos que viven del cuento hace rato.

A. Medina dijo...

La ignorancia hace más daño que la maldad!!! saluti

Anónimo dijo...

Tampoco a mi me gusto nunca Sabina, no se, habia algo en el.. no me daba buena 'espina', y es que mi instinto no me falla a veces, el olor a necio ...se percibe primero por el sexto sentido, y despues por todos los demas al ver las aberraciones que dice y piensa. El embargo no obliga a la violacion de derechos humanos en Cuba y son dos temas diferentes. Cuba no es Castro! Cuba somos los cubanos!! Libertad para los presos politicos!. Beatriz Franquez.

Anónimo dijo...

Fotos de la 1ra Graduacion de la Academia Blogger de La Habana .Estamos muy contentos .

http://cubanoticiasdisidentes.blogspot.com/2010/04/fotos-de-graduacion-academia-blogguer.html

Anónimo dijo...

Ahora que se cumple el 4to aniversario de Twitter, habría que ser solo pariente del avestruz para desconocer que ese microblogging es mucho más que un juguete, que un montón de gigabytes.

No suman pocos los que le deben literalmente la vida al Twitter, y tampoco escasos aquellos a los que se las ha echado a perder. Uno de los rincones de Internet donde más velozmente circulan las noticias y las ideas es ese; sin que ello excluya a las toneladas de chismorreo de comadres que también tienen ahí cabida.

Ciertamente, constituye una herramienta más que no hay tampoco por qué sublimar en sí mismo, como asegura Pascual Serrano refiriéndose a las redes sociales en general. Se trata de un vehículo, un continente cuyo contenido es el que le aporta todo su valor. Partiendo de este convencimiento me he propuesto recoger consejos y puntos de vista de algunos twitterati (que no twitteros, sino usuarios muy leídos e influyentes) de la red cubana y también de conocedores del mundo digital, para aprender y multiplicar cómo hacer mejores tweets.

El reino de este mundo, lo es también de bytes, se quiera o no; y aunque la conectividad en Cuba resulte aun de talla S para unos lógicos apetitos y necesidades de talla XL, quienes tenemos la posibilidad de acceder al ciberespacio también deberíamos aprovecharla cada vez mejor. Sobre todo considerando que “La defensa de los procesos revolucionarios en América Latina y el resto del mundo (…) pasa no solo por el desarrollo de un pensamiento y una praxis liberadora y socialista acorde a las experiencias del pasado y los tiempos que corren, sino también por el estudio de las fuerzas que se le oponen y los métodos que utilizan.”

Así lo ve Eliades Acosta Matos en su libro Imperialismo del siglo XXI: Las guerras culturales, y el sayo bien que le sirve a este tema porque aun cuando el microblogging de por sí no se oponga o favorezca a nada, muchos tweets en los últimos tiempos han echado a correr rumores, incluso difamaciones acerca de la realidad cubana, a la vez que intentan desmovilizar, confundir e imponer matrices a los estados de opinión, como refuerzos de una gran ofensiva mediática contra Cuba. Era previsible, porque si bien son casi recién estrenadas estas herramientas, el enfrentamiento de ideologías no lo es, y “en este terreno no basta con vencer, cuando de lo que se trata es de convencer”, como igual apunta Eliades en su libro -que muchos deberían leer para convencerse de que no basta con las buenas intenciones y lo empírico.

Hay quienes han alcanzado fama gracias a Twitter, quienes han recaudado fondos para campañas humanitarias o elevado sus ventas por la promoción en ese espacio virtual, pero también hay quienes consolidan presidencias y justifican guerras. Por eso, hay que aprender a usar esa herramienta, y no para “conseguir ligues, que destruyas un matrimonio o que hagas llorar a un niño gordo”, según la fórmula de éxito de un twittero supuestamente famoso a quien citó el pasado sábado El País, que, quizás por la Prisa, olvidó mencionar al ciberactivismo como otro de los fines de esos140 caracteres, que quieren convertir al pueblo en “turba” y a los gusanos en “opositores”.

Anónimo dijo...

De acuerdo, Silvio. Entiendo tus razones para interrumpir el intercambio de cartas. De lo escrito por ti saco algunas conclusiones positivas. Espero, cuando se acerque la hora de los cambios profundos, que estés entre los que contribuyan a la llegada de la libertad y la democracia. Poco antes de escribir esta nota final tuve noticias de
que otros reformistas, animados por tu ejemplo, quieren hacerse oír y también están dispuestos a escuchar. Ojalá sea cierto. Ése es un buen síntoma y ése es el camino. Va un abrazo cordial en la distancia.
Ojalá pueda dártelo pronto en una Cuba libre.

Carlos Alberto Montaner