sábado, 26 de septiembre de 2009

Un paseo, esta vez por el Zoo de 26

votar
Fui un día con los niños al Zoológico de 26, cómo no, pero mejor ni les hago el cuento. Hacía como 30 julios que no iba por allí. Ya no es el Zoológico de mi infancia...

Sólo les dejo un hint: la niña me preguntó por qué los flamencos no eran naranjas como los de Berlín. Y yo miraba los cuellos largos desplumados... y el agua....

20 años son muchos, Gardel. 50, más.


La niña, sin embargo, fue feliz.

Share |

6 comentarios:

leoasi dijo...

Hola a todos, les informo del nuevo Sitio CUBA NOTICIAS, el meneame de Cuba, exclusivamente sobre temas cubanos,ven y cuelga las entradas de tu blog para que otros la comenten y voten,el sitio esta en prueba se aceptan sugerencias,corran la voz, saludos.

http://cuba.corank.com

Noelplebeyo dijo...

Un poco pena, lo de los animales encerrados..
BEsos

Sonido en Vivo dijo...

Los chicos siempre ven el loado positivo de las cosas en este caso de los paseos, deberiamos aprender mas de eso.

Silvita dijo...

Será una leyenda urbana que durante los duros veranos de principios de los 90, la gente de La Habana entraba como nijas y se robaba las cabras montañezas y los antílopes del zoo de 26 para asarlos y comer? Qué historias! Una vez me contaron que se habían comido al mismísimo león! Con lo viejo que estaba! Ni para hacer croquetas!
Otra broma con ese zoo era que te preguntaban: has visto las jirafas?
Y la gente las había visto! Cosa curiosa, porque no había jirafas en el zoo de 26! jajaja! Lo que es la mente!

Muy gratos recuerdos de mi infancia, y desde luego, una pena que los animales estén en esas condiciones. Ahora los zoológicos han cambiado, los animales están sueltos y los visitantes entre rejas, en transportes adecuados... me parece en todo caso mucho mejor.

José Carlos Díaz Díaz dijo...

Un apena!! Pobres cubanos, pobres animales!!

Cubanita dijo...

Si no hay respeto para el ser humano; que va a quedar para los animales?

Yo tambien oi historias fidedignas de cebras y cabras robadas para comer. Las doy por seguras; de nuevo, si en Centro Habana no quedo un gato callejero vivo en los peores anos noventa, en pleno periodo especial, un bistec de cebra debe haber sabido a gloria.