viernes, 27 de febrero de 2009

"De regreso?", una cubana lejos de sus raíces

votar

Hoy quiero compartir con ustedes una nota publicada por María Ares Marrero en su perfil de Facebook el pasado 25 de febrero. María es mi amiga virtual allí (espero que podamos conocernos también personalmente, pronto) y es una habanera que vive en Berlín, como yo. Se graduó en Artes Escénicas en el Instituto Superior de Arte (ISA) en el año 1984. Sus especialidades: Teatrología y Dramaturgia. Años más tarde, en el 1992, se graduó del VGIK, hoy conocido como Instituto Ruso de la Cinematografía Seguie Gerasimov. Allí estudió Dirección de Cine.

La nota se titula De regreso? y aquí la reproduzco, con su permiso:

"He estado enferma. Días, años, siglos, enfrentada a una entelequia amarga, vil, de un amarillo perverso como la bilis. Un animalillo angosto que toca todos los límites. Los límites inexistentes de mí misma. Cabalgo sobre una almohada de plumas destrozadas por el tiempo, como mi propia cabellera.
Ahora me levanto en pos del sol. Quiero el sol. Es mi única medicina. Recuperar las fuerzas y las alegrías que aún insisten en salpicar este doloroso destierro. No me importa confesar que me mata. Llevo con rabia la herida. Me inmuniza ante los ojos ajenos, frente a la muerte cercana. La hace lenta. Siempre con un nuevo despertar donde me aferro a la esperanza... de estrechar a mi madre. Veinte años más vieja. A mis primos, a mis viejos amigos, hechos trozos de explosión encanecida, esparcida por el mundo.
Privilegio enorme es volver a la raíz. Al terruño que re-alimenta. Confieso, además, que no supe echar raíces suficientes, para la absorción de los minerales de esta tierra... Y no me alcanza un Guten Tag, ni un How are you, ni ese Pribiet! Ni siquiera Ciao caro!
Mi grito se reabsorbe en el silencio, como el veneno que me hincha el hígado, me destroza los riñones, me apacigua el corazón. Un par de lágrimas testigos. La grupa cae de hinojos ante el respeto por la VIDA. Y salto sobre mi sillín, roto; por mi impericia y mi propia bancarrota. Se mueve en todas direcciones y destroza la paciencia de estos versos manchados por abluciones rojas. Me desangro. Sin eufemismos. Mi cuerpo ya no llora, expulsa sangre y más sangre y yo me asusto ante los paños enchumbados que detienen el camino de la sangre hasta esta tierra. La he sembrado con dos hijos que tampoco son de aquí. No cedo ante el vértigo porque he vivido tantas pérdidas! Cuba, la mayor de todas. No me hinco ante el destino. Hay que seguir. Hoy me levanto, de regreso."

Qué decir......... esto me ha llegado muy hondo, me ha apretado más los pies a la tierra, me ha dejado pensando durante horas y horas...

¿Es justo que hayamos tantos cubanos lejos de nuestras raíces por caprichos políticos y sociales que han dado al traste con las familias, con las amistades, con la profesión, con el futuro, con la vida de muchos de mis coterráneos? El más "grande" de los logros de la Revolución Cubana en estos 50 años que han transcurrido no justifica ni remotamente el destino de la más simple familia cubana dividida a causa de la emigración. A menos que redefinamos la palabra logro. Entonces el "mayor" sería, sin dudas, el que casi un quinto de la población de la Isla viva fuera de ella: Cuba tiene poco más de 11 millones de habitantes y en el extranjero vivimos más de 2 millones de cubanos...

Gracias, María, por compartir tu historia con nosotros. Te deseo que te recuperes pronto y que puedas abrazar a tu madre cuanto antes.

Gracias, Facebook.
Share |

7 comentarios:

Noelplebeyo dijo...

Tremenda historia de los desarraigos. Un abrazo a todos vosotros

Al Godar dijo...

Creo que es un sentimiento normal en el emigrado. Sólo aquellos que fueron muy abusados y empujados con violencia de su tierra, acumulan el rencor suficiente para no querer volver.
Sin duda que la division y el odio han sido los mayores logros de la revolución cubana.
Saludos,
Al Godar

Diliviru dijo...

Que triste, y obvio totalmente injusto el separar familias por caprichos. Al igual que Noel un abarazo sincero y fuerte a todos los que sufren tan honda pena.

glazam dijo...

Como podrás daste cuenta, hoy me he puesto al día porque he estado bien ocupada últimamente.
Es desgarrador el sentimiento de María, pero es el que sentimos cientos de miles, sobre todo los no ya tan jóvenes que formamos parte de ese obligado "desarraigo". Hay mucha tristeza entre nosotros, solo que debemos mirar hacia el futuro con esperanza, el pesimismo nos profundiza las heridas.
Mis mejores deseos para María, para tí, para todos los que tenemos sentimientos patrios.
Besos.

Rosa dijo...

Duele la historia de María, que es la nuestra. Todos en algún momento hemos pasado por fases de dolor inconmensurable, por gusto, por el capricho de quientusabe y compañía, que solo querían - y lo consiguieron - vivir como emperadores a costa de aplastarnos a todos.

Por eso me alegra tanto ver las protestas, como la de este domingo en Nueva York. Da igual las contraprotestas que organicen "los otros". Ojalá haya pronto una en Berlín, y se sigan repitiendo en todo el orbe. Basta ya de sufrir en solitario, de ahogarnos en lágrimas de sangre sin que el mundo lo vea. Gracias Agu por ese testimonio que nos traes. Mis mejores deseos para María, espero que en este "regreso" se sienta fortalecida y siga avanzando en la vida, a pesar del dolor. Un abrazo para ti y tu familia.

Helen Maran dijo...

Querida amiga me siento muy identificada porque llevo 20 años viviendo en Israel y volviendo solo de visita a Argentina y no reconociendola como mi patria,es terrible el desarraigo, a mi me paso que no me sentia de allí mucho antes de decidir marcharme y es muy triste, bueno amiga de vitacoras te sigo allí y aqui tambien te envio un abrazo de luz desde israel y te invito a que vengas a visitarme cuando quieras, mi blog es tu casa, feliz fin de semana Helen.

Aguaya dijo...

Un abrazo para todos!!