viernes, 20 de febrero de 2009

¿Son todos los cuentos infantiles aptos para infantes? ¿Qué les enseñan?

votar

¿Quién no recuerda algún cuento infantil que pedía le hicieran una y otra vez cuando era pequeño? Yo recuerdo varios, muchas canciones también. Uno de los cuentos que más me gustaba era El gallo de boda, de Herminio Almendros (1898-1974). En la voz de la inigualable Consuelito Vidal (1930-2004) me parece estarlo escuchando ahora mismo... Aquí les pongo un fragmento:

Pero el agua dijo:
-No quiero.
Entonces el gallo miró a su amigo el sol:
-Sol,
seca el agua,
que no quiere apagar el fuego,
que no quiere quemar el palo,
que no quiere pegarle al perro,
que no quiere morder a la oveja,
que no quiere comerse la yerba,
que no quiere limpiarme el pico
para ir a la boda de mi tío Perico.
Y el sol dijo:
-Ahora mismo.

Pues mi niña está un poco traumatizada con este cuento, al que yo no recuerdo haberle visto defectos de pequeña. Diálogo entre nosotras:

Niña: Mami, ¿y por qué la yerba no quiere limpiarle el pico al gallito?

Mamá: Porque no quería...

N: Pero ¿por qué? Yo se lo hubiera limpiado con un papelito.

M: Pero la yerba no tenía papelito y no quería ensuciarse.

N: La yerba no es buena, mamá, porque si el gallito se limpiaba con sus alitas, se las ensuciaba también.

M: Pero si la yerba no quiere no podemos obligarla.

N: Pero házme el cuento de por qué la yerba no quería, mami.

M: No hay cuento, ella no quería simplemente porque no quería.

N: ¿Y por qué el gallito llama entonces a la oveja para que se la coma?

M: Yo creo que eso está mal, mi niña. Y creo también que el gallito es muy mal educado. No saludó a la yerba y no le pidió de favor que le limpiara el pico. Si hubiera dicho: "Buenos días, señora yerba. ¿Usted me pudiera limpiar el pico, por favor?", la yerba se lo hubiera limpiado.

Y ahí se queda pensativa y salta de personaje:

N: ¿Pero y por qué entonces el sol dice "Ahora mismo"? A él tampoco le dijo buenos días ni le pidió de favor.

M: Pero él es su amigo.

N: ¿Y a los amigos no se les habla "bien"?

Lógica de una niña que cumple 4 años en 2 meses y que deja a la mamá sin respuesta... Así por arribita me pongo a analizar entonces qué le enseña un cuento así a un niño y me pongo a dudar, sinceramente. Y éste es un caso bastante inofensivo. ¿Qué me dicen de Blancanieves y cómo la madrastra ordena al guardia de la corte a seguir a la niña, matarla y traerle su corazón como prueba? A ese sí que yo le tenía tremendo miedo cuando me lo hacía mi abuelita materna...

Todo esto lo puedo perdonar, sin embargo. Lo que no perdono es que la edición del libro El gallo de boda que tengo en casa (Editorial Gente Nueva, 2005, Biblioteca Prescolar, ISBN 959-08-0740-2) que compraron mis padres en una Feria del Libro de la Habana hace un par de años y que me enviaron para la niña, tenga faltas de ortografías en la mismísima carátula. Esa es la peor de las enseñanzas para un niño. Si me dijeran de una errata en alguna página... pero ¡en la carátula! No debería pasar, ¿no creen?

Share |

10 comentarios:

Rayén* dijo...

ay q horror cuando vi la tapa del libro! encima se nota mucho estando en la tapa =S
la verdad q ni me acordaba de q en Blancanieves la madrastra ordena matarla... el cuento del gallo lo conozco, pero cuando lo leía d chica, no lo cuestionaba mucho, sólo me daba gracia.
me encantó la charla q tuviste con tu hija, se nota q es re curiosa y las preguntas q hizo tenían mucho sentido, como q le hizo un re análisis al cuento jeje...
yo creo q depende d cada chico cómo se lo tome, fijate q en las películas infantiles aparecen muertes y personajes malos y cosas malas, y cuando era chica no lo analizaba mucho, pero ahora de más grande me pregunto si estará mal q a los chicos les muestren eso, o si les chocará mucho q un personaje muera, o q problemas les puede traer.
pero la muerte y otras cosas son parte de la vida también, y no está mal si a los chicos se les muestra eso, siempre y cuando sea con moderación.
muchos cuentos tratan de enseñar alguna lección, o tienen moralejs, pero otros sólo están para entretener o hacer reír.
en fin, creo q me fui un poco x las ramas, jajaja, es un tema q da lugar a distintas opiniones.
suerte!

glazam dijo...

Pienso que debes cultivar esa inteligencia de Paula, tiene razonamientos de una niña de más edad, divina... Efectivamente, generaciones como la tuya, sin hablar de la mía, no analizábamos los cuentos de esa forma. Felicidades por tener una niña tan inteligente. Besos.

Eufrates del Valle dijo...

Si Hermino Almendros hubiese visto esa caratula....????!!!!

Creci con sus cuentos. Una delicia. Nunca se me ocurrio cuestionar nada... Me encanta el sentido critico de tu hija. Bravo!

Iskan el Cubano dijo...

Terribles preguntas... y peores editores.

Aqui, en la llamada TV pública, pasan caricaturas educativas donde se exaltan valores básicos, como la amabilidad, la honestidad o la amistad, a la vez que se incita a los niños a leer y a estudiar… y a los padres se les enseña como reconocer y alentar esos valores.

Y en los otros canales están las caricaturas donde un ratón le cae a mandarriazos a un gato o donde un conejo le vuela la cabeza de un escopetazo a un pato disléxico. Y a los niños eso los divierte…

lola dijo...

Agua, ¡que te ha salido contestataria la niña! eso está bien, que se cuestione las cosas, ;)
Lo de los cuentos es que muchas veces no eran precisamente para niños. Una vez le compré a mi hija un libro de cuentos de Andersen que decía Cuentos para niños, y cuando le eché un vistazo en casa, me quedé horrorizada, demasiadas muertes violentas, total que lo dejé para cuando fuera ya algo más mayor.
Estoy de acuerdo con Glazam, tu niña tiene una madurez bien desarrollada para su edad, también es cierto que cuando los niños están más con adultos que con niños, maduran antes.
Saludos, y besos a esos tesoros que tienes ahí.

Neysa G dijo...

Sabes algo? Leyendo el cuento de la caperucita roja pense en lo mismo. Eso de que el lobo se las coma y despues el cazador le raje el vientre con un cuchillo es horrible. Pero bueno, esa soy yo que soy adulta, de niña nunca pense en eso. Si de pequeña tu niña es tan curiosa, te imaginas que te preguntara a medida que vaya creciendo?

Aguaya dijo...

Hola a tod@s!!!

Paula a veces nos deja fríos. Ya tenemos que cuidarnos cuando hablamos delante de ella (si no queremos que esté al tanto de lo que conversamos) y según el caso hasta intentamos comunicarnos en clave. No se le escapa una! Algo vamos descubriendo poco a poco y es que tiene buen corazón. Enseguida quería ayudar al gallito y cultiva las amistades.

Hace unos días le estaba haciendo un cuento de lagartijas (nunca ha visto ninguna "en persona") y me comentó algo muy gracioso que sólo existe en Alemán y a otro de los reptiles me dijo que le iba a regalar algún juguete si no tenía.

Con los libros y los cuentos que le inventamos nosotros mismos debemos tener cuidado al igual que con lo que ve en la TV. Pero le damos bastante libertad en lo posible, pues así la creatividad se desdobla y no tiene límites.

Con estos cuestionamientos de niña, eso mismo pienso: lo que me espera cuando sea grande... mi madre!

De la carátula fallida mejor ni hablar. Aunque ya los libros estuvieran publicados con el error, no podían haberlos vendido!!! Qué vergüenza... ¿dónde estaban los correctores y la cadena de personas por las que pasan antes de llegar a las manos de un niño?

Un abrazo de madre preocupada,
AB

Alba dijo...

Agua:

Me gustó mucho tu post. Oye, qué charla tan buena con tu nena, ¡jajajaja! Sí, yo les leo a las mías que ya están grandes y sé perfectamente cómo es la preguntadera ¡Pero es fabuloso que sean curiosas! Bueno, yo en eso soy buena perla, porque de niña leía mucho. Me da gusto que muchos de los libros que ellas tienen en español hayan sido míos. Eso sí, no serían ediciones tan bonitas ni atractivas visualmente, pero tampoco tenían el nivel de barbaridades de esa carátula.

También me he cuestionado mucho respecto a la enseñanza que transmiten los cuentos y los animados de hoy en día. No sé si es la influencia de los muñequitos rusos que tanto nos marcaron pues como todos sabemos, ¡esos sí que siempre venían con una moraleja! Debe ser por eso que no resisto que los de hoy sean tan vacios. No encuentro nada mas fatuo que esas Bratz, Barbies y todo tipo de muñecos que solo incitan al consumo.

Por cierto, no puedo dejar de señalar el último animado que vi en el cine, un averdadera joya: CORALINE, inspirado en un libro de Neil Gaiman ¡Es simplemente genial! La estética de los muñecos es muy negra, ¡me fascina! y la enseñanza que transmiten es de lo mejor que he visto en la literatura infantil de todos los tiempos.

Saludos,

Isbel

Güicho dijo...

Esa nena te va a complicar la didáctica, tienes que ádáptár tu técnica pedagógica, mi socia.

En este caso hubiera bastado:

- No, la yerba no quería porque el gallito tenía el piquito sucio de caca. A ver, ¿tú le limpiarías la caca de la boca a otro niño?

Aguaya dijo...

Isbel, besitos para ti. Esa película "la voy a mandar a circular", :-) Gracias por el hint.

Güicho, me vas a tener que dar tu teléfono para llamarte la próxima vez, chico!! LOL LOL
Un beso para ti.