domingo, 7 de diciembre de 2008

Películas en formato 3D: de la Habana a Berlín

votar
CineStar Potsdamer Platz.

De niña siempre me quedaba extasiada con los cuentos "de antes" de mis padres y mis abuelos. Yo me metía en sus historias y trataba de imaginarme cómo era la vida cuando eran ellos niños y yo no había nacido todavía. Hoy la niña mía es la que nos pide cuentos de cuando éramos chiquitos a mi esposo y a mí. El niño sólo nos mira con sus ojazos grises. Deja que aprenda a pedir por sí mismo...

Uno de los que no olvido de mi papá es el de cuando iba a un cine en la Habana (no recuerdo el nombre del cine) a ver películas en tres dimensiones. Habrá ido quizá un par de veces cuando era niño. Me gustaba siempre la parte de cómo se impresionaba con las escenas donde los personajes y sus movimientos ocurrían como si estuviera él dentro de ellas, espejuelos de 3D de por medio.

Con esa imagen entré la primera vez al CineStar IMAX 3D Sony Center (acostumbrada como estaba en Cuba al Mara, el Yara, el Alameda, este nombre me parece demasiado largo...). Una segunda visita la hice hace unos días por el mediodía. Fui a ver la película Momias 3D - Secretos de los faraones en una de las pantallas más grandes del mundo para filmes en 3D.

Cafetería y lobby del CineStar IMAX 3D Sony Center.

Ni sé cómo contarles qué se siente al estar una sentada en una butaca que te invita a dormirte en vez de a ver cine (por lo cómoda que es, pero yo aguanto despierta, claro) y tener frente a ti a una pantalla de 588 m² con imágenes y secuencias que "te vienen para arriba", como mismo me contaba mi padre, por las gafas de 3D que tienes puestas... Y si fuera sólo eso, pero con los 25 mil Watts del sistema de audio espacial que tiene el CineStar IMAX 3D Sony Center, el disfrute es perfecto.

Esperando a que empiece la función, la vista es la Potsdamer Platz.

El CineStar Potsdamer Platz fue inaugurado el 20 de Enero del 2000 en el modernísimo Sony Center de la famosa Potsdamer Platz, cuna del Festival de Cine de Berlín, la Berlinale (la cual también seguiré de cerca en Febrero próximo).

Hay frío, pero vale la pena salir al balcón.

Aunque corto, me gustó el filme de los secretos de los faraones. Más me gustó, sin embargo, el puente imaginario que construí de la Habana a Berlín, una vez más, con las historias que mi papá me hacía hace años. Por cierto, aunque ya no pueda oirlas de sus labios, por la distancia, aún él cuenta historias. Y las escribe. Yo se las publico en el blog A empujar el almendrón.

El cine me fascina. Pido un deseo y me veo sentada en el Acapulco, en medio del XXX Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de la Habana...
Share |

8 comentarios:

Eufrates del Valle dijo...

Excelentes fotos estimada Aguaya. Disfruto mucho las peliculas en 3D tambien.

glazam dijo...

Qué bonito lugar donde está el cine del nombre largo, ja, ja. Y que yo recuerde, el único cine que exhibió películas en 3ra. dimensión, fue el Radiocentro (Yara). Yo fui una sola vez y me impresionó mucho. Cariños para ti y la familia.

Diliviru dijo...

Precioso cine, igual que tu lo disfruto, pero me ha tocado una vez que estaba taaan cansada porque la noche anterior habia viajado que si me dormiii en el cine!!! jajaja. :S

Saludos y un abrazo

Al Godar dijo...

Efectivamente, era el Radiocentro el cine que exibía películas en 3D en la Habana.
Casualmente, hace un par de dias vi un pedazo de "Viaje al centro de la tierra" (VCT) que mi hijo estaba mirando y me defraudó bastante. Yo recordaba haber visto esa pélicula en 3D en Cuba.
Pero al igual de las jirafas del Zoológico de 26 que muchos recuerdan haber visto y nunca existieron, no huba ninguna version 3D de VCT hasta ahora. A mi favor puede decir que VCT era en Cinemascope y stereo... ya eso era bastante en aquella época y fue realemente impresionante.
Aqui en Montreal hay varios IMAX y hemos ido varias veces, pero yo encuentro que la tecnología no es muy buena. No se si será que mis ojos ya no marchan tan bien...
Saludos,
Al Godar

lys dijo...

Es bueno saber que pasaste un buen ratito en el cine. Me voy a empujar al almendrón a ver...

TIROFIJO dijo...

http://tirofijomalanga.blogspot.com/2008/12/cesar-dice-y.html

Aguaya Berlín dijo...

Radiocentro!!!

Qué ustedes creen, "después de" retornarán muchos nombres a sus denominaciones antiguas????? Al Yara no me lo imagino con Radiocentro otra vez, sin embargo a un Habana Hilton cruzando la esquina, sí.

Abrazo bloguero para todos!

Alba dijo...

¡Hola, Agua!

Tengo varias noticias para compartir. Después de leerme este post acabadito de hornear me quedé pensando en eso de la gente de nuestra familia que se encarga de transmitirnos sus recuerdos y nos cuentan "cómo era antes". Recuerdo que cuando estaba en Cuba, mi padrastro -quien siempre ha trabajado para el ICAIC al igual que mi madre-, me comentaba mucho sobre cómo era ese cine del que te hablaba tu padre antes.

Pues bueno, hoy llamé a mi casa en el Vedado y lo primero que hice fue preguntarle a él y a mi madre por el famoso cine. Dicen que originalmente era el cine de la Warner y luego pasó a ser Radiocentro. Finalmente, como todos sabemos, terminó siendo el Yara, como lo concemos hoy. Lo que más curioso me resultó fue saber que estuvieron transmitiendo pelis en 3D hasta la época de los rusos. Luego el deterioro llegó a un punto en que tuvieron que retirar aquella tecnología.

La última renovación que le hicieron a ese cine destaca por dedicar el área donde antes se encontraba el video club a la gastronomía. Actualmente allí, en el costado que da a 23, hay una pizzería. También habilitaron una cafetería en el interior, en el lobby. A pesar de los ingresos que esto genera, la solución no es nada feliz. Eso por no hablar de cómo acentúa aún más las diferencias entre los que pueden comprar chucherías para degustar durante la peli y los que no…

Coincido con Al en eso de que aquí en MTL hay varios cines IMAX, pero a mí no me dicen mucho. El que me impresionó agradablemente este año fue el de Magic Kingdom, en Disney World, con su presentación de la Sinfonía Fantasía. Toda una fiesta para los sentidos ¡Imagínate que hasta los olores y el agua salpicando tu rostro puedes sentir!

Otra cosita, leí tu post sobre lo que escribió el Arq. Cheo Malanga y te dejé una nota por allí ¡Creo que nos conocemos del barrio, pues yo vivía en 29!

Saludos,

Isbel