jueves, 20 de noviembre de 2008

¡A abrigarse, que viene el frío!

votar
El mejor instrumento para predicciones meteorológicas e indicador de la temperatura actual no es el reloj multifunción que tengo en la ventana de la cocina. No. Son las mesitas de los cafés y restaurantes de las calles de Berlín. Desde hace unos días están mustias, vacías, sin clientes, al menos en las horas en que tomé las fotos que adjunto más abajo. Cero clientes no deberán tener, eso ténganlo por seguro, pues ya sus dueños las hubieran guardado hasta la próxima primavera, pero el flujo de visitantes ha disminuido evidentemente.

Que llueva no importa mucho: aún así hay quienes disfrutan de un café bajo un toldo berlinés, en la misma acera. Que haya algo de frío, tampoco: ¿para qué están los abrigos? Ahhh, pero a partir del próximo viernes seguro que cambia por completo la apreciación de gastronómicos y comensales: se ha anunciado la entrada brusca del invierno, con súbitas nevadas, tormentas severas y un temporal contundente que se avisora significará, por lo menos, un tremendo caos en el transporte local y regional.

El Instituto de Meteorología ha anunciado la repentina llegada del invierno con bombos y platillos. Se espera que en muy pocas horas la nieve acumulada alcance fácilmente los 50 centímetros. Dejar el auto estacionado será lo más prudente; mejor ver caer la nieve desde la casa y ver colorearse de blanco absoluto la hojarasca otoñal, que arriesgarse a pescar un resfriado por el bajón brusco de posiblemente más de 15 grados centígrados.

A mí la nieve me fascina (verla caer, oír el sonido cuando la piso al caminar, apretarla entre los guantes, disfrutar del blanco paisaje como si caminara por las nubes) pero el frío es el frío, señores, y el calor tropical a veces se extraña, cómo no, aunque sea sólo un poquito. Se lo digo: si viene por Berlín del viernes en adelante, venga apertrechado para el invierno que le espera. Yo le puedo prestar una bufanda.

Cafés y restaurantes en las cercanías de la estación de trenes urbanos Ostkreuz ("pelados" les queda corto...):

Share |

9 comentarios:

Diliviru dijo...

Hola Agu:

Fijate que solo una vez he visto nevar y ha sido maravilloso, pero no que va, yo no sirvo para el frio, te admiro por vivir en un congelador ;)

Morgana dijo...

Ay pobreta...Si es linda la nieve!! Yo vivi un año en Alemania, en Eisenach, Turingia: "Grüne Herz Deutschlands" y el invierno, ay!!

Es verdad que tener todas la estaciones es precioso, no se puede negar, pero a veces el frío me desesperaba y yo que nunca fui partidaria del sol y el calor isoportables de mi Santiago de Cuba, daba cualquier cosa por estar en una calle debajo del "rubio".

El caso es que me "cambié" para España y todo tiene su encanto. Pero cada año voy a mi Deutschland y es otra casa.

Besos y saludos desde la aun soleada pero ya fría(aunque no tanto) España.

Salva dijo...

Ach der große Winter wie zu meiner Kindheit, der ist schon lange vorbei.
Als Kind machte ich Schneemänner vor der Tür. Mehrere Wochen lag Schnee. -18 Grad waren keine Seltenheit. Heute ist es nicht mehr so. Gum Glück oder Leider? wer weiss.

Lieben Gruß,
Salva

glazam dijo...

Si es muy bonito ver la nieve caer, pero siempre he sido friolenta así que me quedo con el calorcito tropical. Imagina, ahora mismo, en Orlando tenemos 42 grados Fahrenheit (5.6 Centígrados) y no quisiera poner un pie fura de la casa, así que no quisiera estar en Berlín ahora.
Cariños.

Yoana dijo...

Yo, como todos los cubanos, creo, soñé siempre con la nieve, pero la verdad es que como aquí nieva poco y no cuaja los días que nieva (que en la ciudad como tal no pasan de 2 o 3 al año) es insoportable estar en la calle, con el peligro de los resbalones y congelándote (al menos yo que ando a pie). Tampoco soporto al indio nuestro, pero como Morgana lo hecho en falta cuando el termómetro baja demasiado. Andar con tanto abrigo también me resulta incomodísimo, pero es lo que toca ahora, y hasta mayo por lo menos. Besitos Agu.

Superwoman dijo...

amiga, que el calor te acompanne!

Yuya dijo...

Hola aguaya, por aquì tambièn està anunciado un brusco bajo de la temperatura. A mi me gusta la nieve,pero la veo poquisimo, bueno ella no la veo caer, tengo yo que ir a verla en montaña. Aquì es difìcil que nieva, aunque si hace frìo, bajo cero maximo 2-3 grados, fìjate que cuando nieva todo el mundo sale a los balcones, para verla.
Devo decir que Roma es màgica.

Un abrazo,yuya:)
Ya me puse los abrigos,que tanto me fastidian, jaja...

Aguaya Berlín dijo...

Hola por aquí!!

Yo el frío lo regalo, de verdad, pero la nieve es bella (cuando cae y antes de que se arme el chapoteo). El sol isleño sí que no me gusta... pero lo extraño.

Estaré mañana (hoy) con la camarita arriba, a ver qué puede pescar el lente!

Un abrazo bloguero para todos!!!!!

Ah, Superwoman, qué bueno saber de ti otra vez! Ya te escribía en otro post que "se me había perdido" tu blog... ya leí los percances que tuviste... Bienvenida de regreso!
una fan :-)

Aguaya Berlín dijo...

Tanto lío y tanta cosa y al menos en Berlín sólo han caído tres pelusas... pero no así en otras ciudades, así que los meteorólogos no se equivocaron!