jueves, 6 de noviembre de 2008

Contrastes: Dos mercados

votar
[Hoy, una sección que tenía abandonada]


Yo paso, observo, comparo... y noto las diferencias. ¿Y tú?

...en La Habana


...en Berlín
Share |

15 comentarios:

Salva dijo...

Ciao Aguaya,

der Kindersitz im Einkaufswagen? .... Nein im Ernst, klar, mehr Auswahl in Germany. Meinst du dass?

Gruß,
Salva

Sofifaruk dijo...

También comparo todo, veo las diferencias en los productos, los precios ... pero, infelizmente, en este caso no hay comparación posible, es triste, pero es la realidad.

Besos
Sofia

Pacho dijo...

http://elcabezadepuercoilustrado.blogspot.com/2008/11/la-desbordada-cubanidad.html

lola dijo...

Arriba poca variedad. Abajo puedes escoger lo que más te guste o lo que mejor se adapte a tu bolsillo.
Saludos!

Eufrates del Valle dijo...

Estan en la dieta de la soda en la Habana?

Aguaya Berlín dijo...

Cuántas diferencias, verdad?!!

Desde la iluminación, la variedad, la amplitud, los precios, los carritos de compra... hasta la cara de la gente!

Todavía comparo mucho aunque ya llevo más de 9 an~os en Alemania. Y cada vez me apena más la situación en el país donde nací :-(

Eu, mira que yo veía así los estantes con sólo 3 ó 4 productos y nunca me llamó la atención! mientras vivía allá, claro. Es ahora cuando veo la foto que me parece tan pobre la oferta...

Saludos para todos!!!

Aguaya Berlín dijo...

Ah, Salva, los asientos para nin~os en los mismos carros de compra son una maravilla!!!!!!!!

Yoana dijo...

Me has hecho recordar la tienda Brimark (era así el nombre?) en la calzada de 10 de Octubre, donde por cierto había que hacer unas colas espectaculares, primero para entrar y luego para pagar, con el absurdo añadido de que unos productos se pagaban en una caja y otros en otra. Había tres cajas: una para "cárnicos", otra para aseo y otra para los demás productos. Gracias que nos libramos de la pesadilla, pero que pena que haya tantos sufriéndola todavía y sin saber hasta cuando. Un abrazo Agu.

Aguaya Berlín dijo...

"Brimart", Rosita. Cómo no, tienda del barrio! en ella entre alguna que otra vez, contando los quilitos... y sí, me acuerdo de las cajas excluyentes, jajaja.
Besitos para ti,
AB

Bauta dijo...

Agua,
Creo que el lente no logró captar la diferencia más amarga. El importe de los escasos productos que se venden el la Habana, hay que pagarlos en una moneda que no es la que devengan los trabajadores habaneros, sino aquella en la que cobran los de Berlin.
Triste la realidad en Isla Espanto!!

Aguaya Berlín dijo...

Qué tal, Bauta! qué grata visita!

Sí, lo que has escrito es una de las realidades de la Cuba de hoy que más me entristece... sobre todo porque el precio de una de esas latas de refresco en la Habana, teniendo en cuenta el salario que ganaba yo en Cuba y el que gano aquí en Alemania ejerciendo la misma profesión (suerte la mía, no así de muchos de mis compatriotas que han emigrado), representaría pagar unos 100 Euros en Berlín por la misma lata. Te imaginas!!!!!????

Sen~ores, es como si pagara 100 Euros por una lata de refresco!!!

Hasta los alemanes que van de turistas, cuando regresan de allá, se quejan de lo caros que están los productos, sin calidad alguna comparados con la que aquí tienen...

Salva dijo...

Nun die Kindersitzen in den Wagen sind gut fürs Geschäft! Von dort aus sitzend sehen die Kinder besser die Quengelware (quengeln=weinen). Wenn die armen Mütter an der Kasse stehen, und den lieben Kindern schnell die Süsigkeiten geben müssen damit diese Ruhe geben. Lol

Alle kalkuliert Aguaya ;)

Gruß,
Salva

Superwoman dijo...

sensacional...volare bajito por aqui de vez en cuando

Dagmar dijo...

Hola tocaya!
Y eso, que la foto que has escogido de Cuba, tampoco está tan mal, es de una "shoping", si pones la de la bodega de la esquina de mi barrio o la de aquellos mercados donde las moscas, ratas y cucarachas campean por su respeto, entonces ya,.... ¡apaga y vamos!¡Pa' defecarse!

Aguaya Berlín dijo...

Ja, Salva, kenne schon "das Problemchen" :-( LOL

Superwoman, menos mal que no te borré pensando que eras spam... por eso pude visitar tu blog!

Tocaya, cómo no se me ocurrió pedir una de una bodega!?? Qué cabeza la mía... "Esa" es la de la verdadera comparación...

Un abrazo para todos,
AB