martes, 6 de mayo de 2008

Agua que no has de beber...

votar
© freestockphotography


Cuando llegamos a la casa siempre le preguntamos a mi niña (de tres años que cumplió ayer día 5): "¿Qué se hace cuando se llega de la calle?". Ella ya sabe y va directo para el baño: "¡Lavarse las manos!". Con la misma hala una banquetica verde que tenemos debajo del lavamanos, se sube en ella, acomoda las mangas largas de la ropa y abre la pila del agua, a todo lo que da.

Y ahí le digo: "¡Muchacha, cierra esa pila que si se acaba el agua después no hay más!", y me tengo que reir. Por un lado la logro convencer pues reacciona de inmediato y cierra la pila. Por el otro recuerdo las odiseas en mi casa en Cuba con el agua de la calle y la del tanque. A veces no había de la primera y la segunda había que racionarla con tino: no podíamos consumirla toda en un día porque nadie sabía a ciencia cierta si al siguiente iba entrar o no el agua de la calle.

Aquí en Berlín no tengo esos problemas y hasta se recomienda tomar el agua potable, una de las más limpias y puras del país, pero yo no me atrevo a arriesgarme después de tantos años hirviéndola en Cuba. Lo que hacemos es tomar de botella; unas que compramos que no son tan caras y saben bien. A los niños les damos de esa pero indudablemente la grande prefiere la que se bota a chorros.
Share |

16 comentarios:

Los Miquis de Miami dijo...

memorias del subdesarrollo. nos pasa a todos. siempre me pregunté cuando veía las películas americanas porque tomaban agua de la pila si uno en cuba debía hervir el agua. pero cuando uno llega a un mundo normal, se da cuenta de todo. imagino que, por supuesto, por allá vendan unos filtros que puedes poner tanto en la pila como en envases que guardes en el refrigerador. pero da igual: eres libre y toma el agua como quieras.

El Colorao dijo...

Hola, Aguaya.
Como a las 8 meses de estar en España, me estoy dando una ducha mientras converso con una novia española que tenía. Al mirar el chorro me acordé de los 15 años que viví bañándome con jarrito. La jebita no se lo podía creer cuando se lo comenté.
Un beso grande desde Madrid

Aguaya Berlín dijo...

Miquis, todavía para muchas cosas sigo pensando primero a la cubana. Mira que trato de no comparar... pero a veces es inevitable. Esa libertad cuesta trabajo interiorizarla 100%. Una a veces la tiene y no sabe qué hacer con ella :-) como dice El Yoyo en su libro Havana Graffiti.

Isleño, pues toda mi vida me bañé con jarrito en Cuba! Era un milagro el día que podíamos hacerlo con ducha: o no había fuerza de agua suficiente, o había algo de frío y prefería entonces agua tibia, es decir, cubo y jarrito. Cuando estaba en la beca, no. Allí tenía que contar hasta 3 y entrar rápido, fuera verano o invierno, porque lo único que había era ducha refría, de la refría de verdad...
Por cierto, no me has respondido un mensajito que te mandé hace rato..........

El Colorao dijo...

Aguaya, creo que me has confundido con el Isleño. No pasa na!!! Por cierto, ya tengo la cámara y en cuanto empiece a hacer fotos las pienso poner en un blog, ya te avisaré. Otro beso grande desde Madrid.

Aguaya Berlín dijo...

Pues mira que sí!!! Qué va, necesito espejuelos!!!!!!!!! A las 2 de la mañana ya no veo bien :)

Colorao, estamos esperando por esas fotos de Madrid! Sabes? ME pregunté cuando vi las noticias hoy en la tele, si estabas allí en la Plaza Cibeles festejando con el Real Madrid.......... A que tenías una bengala en la mano y to'!!!
Un abrazo!

El Colorao dijo...

No fui a la Cibeles, a pesar de que vivo muy cerca, pero sí que me fui a la fiesta que se armó después. Ya sabes, Madrid sólo necesita una excusa para celebrar. Y yo también.
Saludos

GeNeRaCiOn AsErE dijo...

como cargue agua en esa habana!CABALLEROOOO.

me queda una semana de obstine y pinchadera, luego vuelvo.
saludos, tony.

lola dijo...

Hola Aguaya, recuerdo que en casa cuando no había agua, teníamos que cargarla desde 10 de octubre hasta casa, había un señor que se dedicaba a cargar cubos. Lo del agua de beber, es algo increíble, antes del 59, se vendía agua embotellada, en casa se compraba de dos manantiales, Amaro y San Miguel, y de pronto los manantiales se secaron, que cosas más rara ¿no?
Un saludo.
P.D. Cuando llegué a Canarias, el agua estaba racionada, como yo ya estaba acostumbrada no fue difícil adaptarme. Luego ya hicieron suficientes potabilizadores y no tenemos ese problema. De todos modos tenemos que considerar que el agua potable es un bien escaso y no se debe malgastar.

Amiga Atlántica dijo...

Hola Aguaya!!!
Qué gracias, porque yo a mi hijo pequeño también le pregunto nada más entrar en casa, qué hay que hacer?, pero en nuestro caso la respuesta es quitarse los zapatos y ponerse las zapatillas ;-)
Del agua te diré que yo hacía como tú, la compraba en botella, hasta que un día comprobé que microbiológicamente tiene muchas más garantías la del grifo que la de la botella, aunque a veces sepa un poco a cloro, no se en Alemania. Pero para nada necesitas hervirla, no se como será en Cuba, pero conociendo a los alemanes me extrañaría mucho que vuestra agua no estuviera 100% desinfectada.
Creo que te compensa comprar una de esas jarras en la que pones agua del grifo y se le quitan los sabores raros al agua del grifo. Económicamente lo ibas a notar.
Un abrazo,
Mar

Eufrates del Valle dijo...

Todos pasamos por esa, creo... Saluditos Aguaya! Y felicidades atrasadas para la aguayita!

Yvette dijo...

Hay si, no hay nada mas rico que una ducha calentica...
En mi casa en La Habana siempre habia lios con el agua, de madre, no me quiero ni acordar... En una pila de mi jardin entraba un poquito y estaban todos los vecinos haciendo cola y entonces a mi no me llegaba el agua a los tanques, pero me daba pena decirles que no abrieran esa pila. Era un infierno!

Jinetero… ¿y qué? dijo...

¡Coño te mordió el subdesarrollo! Ja ja
¡Qué cuento me van a hacer a mí de cargar agua habiendo vivido en La Habana vieja! ¡En Cuba tenía un buen negocito instalando ladrones de agua!

Yo estuve más de treinta años bañandome con jarrito, descargando el baño con un cubo de agua. Ahora me doy unas duchas de media hora con el agua bien caliente hasta que el espejo gotea del agua que se condensa en su superficie :-)

A propósito ¿Hoy es día de agua?

Aguaya Berlín dijo...

Oyeee, yo creo que el trauma fue serio con lo del agua, no solo para mí!!! jajajajaja

Todavía en la casa de mis padres es todo un suceso el momento en que empieza a entrar el agua de la calle: en la pilita del jardín se ve el chorrito chiquito que después se convierte en charco, porque por mucho que arreglan el salidero: siempre se rompe otra vez la pila, o se la roban, etc., etc. Cuando entra el agua, a esa hora a lavar rápido la ropa, a limpiar, a baldear el portal, a llenar los tanques y las vasijas grandes, etc., etc.

Yoyo, a mí me pasa lo mismo: me paso como una hora debajo del chorro caliente pa' pelar pollos, que ni se ve casi por el vapor de agua! Mi esposo me dice que eso hay que pagarlo, que el agua hay que ahorrarla, etc., etc. pero yo prefiero ahí gastarme unos kilitos de más y ahorrármelos en otra cosa, jajaja

Tony, Lola, Mar, Yve, Eu, Yoyo, saludos para todos!!!!

Betty dijo...

Felicidades a la peque, se está poniendo grande;-) está bien que aprenda a ahorrarla también aunque no esté escasa...aquí en el colegio le meten tremenda campaña y mi hija me cierra la pila de vez en cuando y me "regaña" porque la mentalizan conque hay que ahorrar el agua! En Madrid es buena también la que sale de la pila...

VIDAROSA dijo...

Coño, otra ves los recuerdos!!! Yo también me tuve que bañar muchas veces con el sala'o jarrito, pero más que nada era porque, claro, en mi casa había que calentar el agua en la cocina y luego echar el agua caliente en un cubo con agua fría, para que el agua resultante, para el baño, estuviera tibia. En mi casa, en La Habana, nunca hubo problemas de suministro de agua, y es una de las razones por las que mis padres, nunca han querido mudarse de donde viven. Hay agua corriente todo el día, todos los días del año (atención, mis padres no viven ni en Miramar, ni en el Vedado, viven en un modesto barrio, en Embil). Así, pues nunca comprendí por qué en ciertos barrios de La Habana, hay agua todo el día y en otros, apenas. Igual, como en Cuba, más vale prevenir, siempre, desde mi temprana infancia, ví en mi casa dos sendos tanques plásticos llenos de agua, en caso de que faltara.
Saludos a todos.

Aguaya Berlín dijo...

Betty, Vidarosa, saludos para ustedes también!!!

Yo estoy tan contenta de poder bañarme con agua calentica sin tener que poner un jarro a hervir ni cargar un cubo!!!!!!!!