domingo, 4 de mayo de 2008

Havana Graffiti

votar
Havana Graffiti. Portada y contraportada.

He terminado de leer el libro de El Yoyo, como "por ahora" firma su autor, y me quedé con ganas de seguir disfrutando hasta el más mínimo detalle de la vida y andanzas de Carmelo, su personaje principal. Me identifiqué mucho con él. Hasta creo que conozco a ese ocurrente negro boxeador, hombre sensible, de toda una vida...

El Yoyo, autor del blog Jinetero...¿y qué?, puso en boca de Carmelo muchos cuestionamientos que yo misma me he hecho en los últimos años ante innumerables situaciones por las que he atravesado, o que ni me han pasado por la cabeza pero que, al leerlos, bien pudiera adueñarme de ellos y hacerlos míos muy fácilmente.

Y es que Carmelo me llevó de la mano por la ciudad donde nací y que, en la distancia, adoro tanto como él, y sufro; como también caminamos por otras metrópolis europeas que conozco mejor ahora y que, también para mí, son hostiles en alguna dimensión. Se me fueron las páginas de su vida recordando muchas de las mías, retratando personajes, calles, caracteres de ambos lados del Atlántico con las categorías de cubana y emigrante a cuestas, como él.

Graffiti caracter de CAN2 (Tomado de Wikipedia).

Este libro de El Yoyo dió inicio al proyecto El libro itinerante y me alegro de haber mandado otra copia para El Isleño, en Cuba. No me arrepiento de haberlo leido, Yoyo, muy por el contrario. Emigrar nos deja huellas a todos, para bien y para mal. Con tu libro he interiorizado, a la cubana, muchas de ellas, a veces amargas, que me confirman una vez más que no soy de aquí... ni de allá.

Compartir esas huellas con Carmelo fue un placer. Gracias, Yoyo.

(El libro Havana Graffiti puede comprarse en esta tienda virtual)
Share |

8 comentarios:

GeNeRaCiOn AsErE dijo...

Habana Graffiti es un Jonrón por el jardín central, de esos que levantan de pronto la esperanza de miles de compatriotas que daban ya el juego por perdido. ¡No señores! El juego esta empatado y cada entrada depende ahora de nosotros. No hay porque avergonzarse de lo que fuimos. Si bien es cierto que nos engañaron en la escuela, que el futuro no fue luminoso, sino que llegó más bien lleno de apagones, lo cierto es que hoy andamos por el mundo con la cabeza en alto y podrán señalarnos miles de defectos... pero estas alturas nadie puede decirnos que no somos cubanos.
Es cierto que aun viviendo adentro de nuestro propio país, tratan a diario de convertirnos en ciudadanos de segunda y que afuera de la isla, en el cruce de las fronteras aduanales los oficiales de paso nos suelen poner carita de culo y de desprecio, sin embargo somos portadores de otro tipo de pasaporte o carne de identidad que no se borra con un cambio de la nacionalidad.
¿Quién nos quita ahora esas ganas de reírnos de todo y de nosotros mismos? Luego de 30 años de libreta y de tenernos que bañar con jarrito... se hace camino al nadar... de pionero a jinetero... del picadillo al filete... tanto pensar en el whisky para terminar añorando un buche de chispa entre amigos.

g.a. dic. 13/2007

Aguaya Berlín dijo...

Essssssso!!!!!!!

Cubanito Miami dijo...

Lo mas probable es que me la compre a finales de este mes!!

Con tantas buenas opiniones tiene que ser buena...

-Cubanito

Aguaya Berlín dijo...

Cubanito, despu´s que la empecé fui pasando una página, y otra, y otra, y otra más sin darme cuenta, hasta que legué al final...

El isleño dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El isleño dijo...

la novela del Yoyo está muy buena, con argumento sólido, bien organizado me parece... se lee de un tirón. ya en mi casa la hemos leído los tres que podríamos haberlo y hoy se la di a mi mamá, que será la cuarta, siguiendo el compromiso que asumí con Aguaya y con el yoyo... yo se la recomiendo a todo cubano, de afuera y de adentro. de veras.

pero le prometí a Aguaya hacer una noticia con mis impresiones y espero compartirla con Uds. mañana o pasado, a más tardar...

hasta tanto, les dejo un abrazo...

(gracias, Aguayita, por el regalo. Es de los que se agradecen por siempre... con un beso afectuoso desde esta Habana llena de graffitis)

Aguaya Berlín dijo...

Gracias a ti, Isleño, por tu amistad!!

Ya reproduje tu post en El libro itinerante. Muy buena reseña!!!

Jinetero… ¿y qué? dijo...

Gracias por los comentarios