martes, 27 de mayo de 2008

De manzanas y mangos...

votar

En estos días recordé los finales de los ochenta, cuando las manzanas aparecieron por primera vez en mi vida. Recuerdo la bodega de Estrada Palma y D'strampes, en el barrio habanero de Santos Suárez, en la que las comprara mi abuelo, cola de por medio. Mi hermano y yo formamos tremenda algarabía cuando las tuvimos en las manos. No se me olvida tampoco mi desilusión al probarlas: me supieron a rayos.

Años más tarde las encuentro muy sabrosas y ya sé que no hay manzanas de una sola "marca", como decía mi abuela refiriéndose a la variedad. Y, al menos las que compramos a menudo en Berlín, saben muy ricas y son jugosísimas.

Ahora sí, yo sigo prefiriendo las mangas blancas de la mata que había en el jardín de mi casa en Cuba (que hubo que tumbar por la tiradera de piedras constantes y los intrusos que a veces se metían en el patio de la casa con otras intensiones), los mangos huevos de toro y los mangos filipinos. Simplemente, los extraño. No he podido desarraigar su sabor, ni quiero.
Share |

10 comentarios:

lola dijo...

Hola, es que la variedad en comida no existe en el socialismo. Cuando comenzaron a llegar a Cuba las mermeladas búlgaras, siempre eran de frambuesa, las compotas rusas de manzana. La única fruta que vendían eran manzanas de esas que son verdes por fuera, que son super ácidas. Y lo peor de todo fue que los mangos y el resto de las frutas del país fueron desapareciendo poco a poco.
En los 80 un primo vino repatriado a España y trajo a sus dos hijos, recuerdo que fueron a casa y yo tenía un frutero en la cocina y los chiquillos en su vida habían visto una pera, ni unas ciruelas ni nada, es que ni siquiera en foto.
Y que bueno que son los mangos, aquí los cultivan, no tienen el sabor de los de Cuba, pero se pueden comer bien, el único problema es el precio, a veces es prohibitivo, más de 7€ el kilo.
Saludos, ah, ya hice el meme.

Aguaya Berlín dijo...

Ah, Lola, tienes razón con lo de las variedades: el dolor de cabeza que me dió la primera vez que vine a Berlín y quise comprar queso para comerme un sandwich: ni sabía cuál coger entre los casi 100 tipos del estante del mercado al que entré! Al final cogí uno que no me gustó, pero así y todo me lo comí porque tenía hambre... Con las manzanas me pasó parecido.
Un beso para ti!
(ya leo el meme...)

GeNeRaCiOn AsErE dijo...

Guardo un recuerdo imborrable del olor que tenia mi primera manzana. Cosas que todos vivimos por separado y que ahora podemos recordar juntos. La primera manzana

Aguaya Berlín dijo...

Ya dejé un comment por "La primera manzana"...

Al Godar dijo...

A mi me pasó parecido con las manzanas. En Cuba no me gustaron. En Europa en los 70s y 80s conocí una gran variedad, pero mi juventud no me permitía cogerle el gusto a las manzanas tan desabridas. Fue aqui hace poco que empecé a apreciar que tienen un sabor y un olor realmente agradable. Actualmente me como al menos una manzana diaria.
Saludos,
Al Godar

Aguaya Berlín dijo...

En toda esa "jaba" entran las peras, cerezas, fresas, ciruelas, grosellas, y una familia numerosísima de frutas variadas, muchas de las cuales yo ni conocía de nombre... Algunas no me gustan, pero otras de verdad que son exquisitas. Sigo prefiriendo las hilachitas de mangas blancas entre los dientes, porque el dulzor que tienen es incomparable... :-)

Saludos, Al!

Lena...en algun lugar del mundo dijo...

Nunca me gustaron muchos las manzanas. En la epoca de las manzanas la gente se reia de mi porque preferia comer naranjas. Las compotas rusas si me encantaban!!! Ahora ya soy alergica a la manzana y no la puedo comer para nada...: (aunque la verdad como tu, prefiero el mango mil veces!!!!)

Aguaya Berlín dijo...

Lena, y cómo se puede ser alérgica a las manzanas??? Eso nunca lo había oído! Tanto te traumatizaron las primeras... :-)

Saludos blogueros!

Betty dijo...

An apple a day keeps the doctor away, dice un dicho anglosajón, yo también me como una diaria, me gustan las Golden esas amarillas con punticos negros, pero en aroma y dulzor no hay comparación con un buen mango, de la variedad que sea, mmh qué rico... esos sí están arraigados en el gusto de mi niñez porque teníamos varias matas en el patio...en el verano tajadas de mango, batido de mango, durofrío de mango, mermelada de mango;-) y no aburría!

Aguaya Berlín dijo...

Betty, por acá dicen lo mismo: al menos una manzana diaria.
Y bueno, yo tampoco me aburriría de los mangos :-)))))
Cariños,
ÁB