domingo, 25 de mayo de 2008

¿Cambio, o no?

votar
© freestockphotography


No, esta vez no les hablaré de el tema, sino de algo diferente...

Resulta que hoy vi en la televisión el juego de voleibol Alemania vs. Cuba, por la clasificación para las Olimpiadas en China. Fue en Düsseldorf, sede de un torneo entre 4 países (Alemania, Cuba, China Taipei y España) y era de esperar que el público estaba a millón con el desempeño del equipo alemán. Cuba empezó ganando los dos primeros sets... pero no dió pie con bola después, digo, brazo con bola. Perdió el juego 2-3 (26-24, 25-21, 21-25, 18-25, 13-15).

El equipo es cierto que es un equipo joven. Yo no conocía a nadie (solo al director, Samuels, y al segundo, ex-jugador, canoso ya, del cual no recuerdo el nombre). Los alemanes tenían a su favor la algarabía y la euforia de las gradas. Yo me debatía entre cambiar el canal o no: desde que estoy aquí siento una cosquilla cada vez que juega un equipo cubano... y les soy sincera, no sé realmente a quién irle. Me alegra cada vez que gana un equipo, el que juega mejor, sea del país que sea y en el deporte que sea, pero cuando veo la bandera cubana no puedo evitar alegrarme por los deportistas que sé, hacen un esfuerzo triple, a veces.

Al final no toqué el control ni cambié el canal: vi el juego completo, y me alegré por los alemanes, que supieron venir de abajo y se llevaron, al final, las palmas.
Share |

3 comentarios:

Julio dijo...

Aguaya,
yo siempre le voy a los cubanos y si fueran de Pinar mas todavia; sera porque vivi mucho tiempo en cuba? Despues a los equipos de Canada. Aunque tengo que admitir que con el paso del tiempo y como no conoces a los jugadores nuevos, esa nostalgia un tanto que desaparece.
saludos desde Canada, Julio.

Los Miquis de Miami dijo...

es un conflicto normal entre muchos cubanos exiliados. y por eso no debes sentirte mal. es esa politiquería que nos metieron en la cabeza en cuba, la que a veces nos hace sentirnos así. vives en un país libre y puedes irle al equipo que desees, aunque no sea el de tu país de nacimiento. y lo puedes expresar libremente. nadie te juzgará por eso como en cuba, que los equipos deportivos se convierten en ejércitos de combate.

Aguaya Berlín dijo...

Hola, Julio, hola Miqui!

Es una sensación extraña esto de poder irle a otro país, si me da la gana, y que no me miren con ojos atravesados... Hasta ahora no he deseado que pierda ningún equipo cubano, y me alegro, pues creo que por ahí tampoco debe ir la cosa.

¡Cómo grité en el mundial de fútbol hace dos años! Alemania no tuvo otro tema de conversación, noticias, vida del país, durante esas semanas. ¡Qué emoción ir por la calle y contar 7 de cada 10 autos, con banderas alemanas como si fueran carros de embajada! y de comparar el símbolo y significado de igual cantidad de banderas, allá en la Habana, en las marchas, en los discursos, qué diferencia! Y es ahí donde me siento libre viviendo aquí......... lejos de todo aquello que, la mayoría de las veces, era obligado...

Gracias por pasar!!! Y ya les contaré qué tal el campeonato Europeo que empieza pronto. Ahí no estará Cuba, pero igual me alegraré por otros.