sábado, 6 de septiembre de 2008

Leche condensada

votar

Creo que ya les había contado antes que a mí me encanta la leche condensada. De chiquita abría el refrigerador para chupar apurada las latas antes de que me descubrieran mis abuelos o mis padres. Cuando estaba muy fría a veces era un tormento que la leche saliera fácilmente por el huequito que se le hacía a la lata. Y más aun si me la comía a escondidas. Primero podía hacerlo todos los días, después racionalizaron las cuotas, más tarde comenzó a escacear, y luego llegó el momento en que la leche condensada "se fue del país". De Cuba, hablo de Cuba.

Pues desde que vivo en Alemania desayuno con leche condensada todos los días. En España hasta compré unas latas enormes (la chiquita de la foto es como la "normal" que vendían en Cuba, así que imagínense lo grande que es la otra) y ahora tengo para rato. Yo solo tomo un poquito en el desayuno, ligada con agua para hacer un tazón grande de leche, o también cuando hacemos flan (con los que hace mi esposo no hay dieta que se resista).

Ahora, a pesar de que llevo años viviendo en el extranjero, acostumbrándome poco a poco a otra forma de vida y costumbres (una nunca se llega a acostumbrar del todo), pues aun no he podido desarraigar el gusto por la leche condensada, menos todavía eliminarla de mis costumbres alimenticias, como tampoco dejar de pensar en lo que cuesta una lata de leche condensada en Cuba y el porciento del salario promedio de un cubano que eso significa, así como comparar con lo que pago yo por ella en un país más que desarrollado como Alemania y el porciento de mi salario que ello supone, incluyendo los impuestos a los productos lácteos.

En comparaciones como éstas no veo por ningún lado las bondades de la Revolución Cubana...
Share |

17 comentarios:

Salva dijo...

Sag mir Aguaya, die größte Büchse Kondensmilch die du je gesehen hast. Wieviel Milch beinhaltet diese?

Aguaya Berlín dijo...

Bueno, esta lata grande es de 840 gr.

No me digas que las hay más grandes!!!!! (para consumo familiar, digo.

Yoana dijo...

Me has hecho recordar el "fanguito" que me llevaba a la beca cuando aún llegaba la condensada a la bodega "por libreta". Muy bueno, Agu, esas comparaciones en las cosas cotidianas ilustran de una manera amena lo que sufre el cubano de la isla, de un modo tan absurdo. Un abrazo,

Rosa

Salva dijo...

840 gr. Weisst du wieso ich frage? Meine Mutter kaufte es früher haufenweise. Sie konsumierte viel davon. Und es gab sogar Fälle in denen es Leute zum Teil ihren Babys gaben :) Als Ergänzungsnahrung. Die Marke war "Bärenmarke".
Es handelte sich dabei um geschlossene Büchsen. Diese wurden oben auf zwei Seiten gelocht mit einem Buchsenöffner. Von einem Ende zum anderen (wegen der Luft). Nun, es war Ritual es als erstes auf dem Tisch zu stellen wenn man frühstückte, oder Familien zum Sonntagsbesuch kamen. Tisch voller Knabberzeug, Kaffe´, Getränke, und Eierlikör (brrrr). Hast in mir Erinnerungen geweckt :)

Aguaya Berlín dijo...

Ich habe auch sehr gute Erinnerungen, mit der ganzen Familie zu frühstücken... schon lange her...

A los niños míos yo no les doy, porque es muy dulce y después no hay quien los haga tomar la leche "normal". A las latas en la casa les hacían dos huecos, con un cuchillo, uno a cada extremo, así como dices tú, Salva. Y a mí en particular me gustaba comer galletas con leche condensada por encima. Qué tiempos aquellos en que comía cualquier cosa y no engordaba ni un gramo... Ya no, ya debo tener más cuidado... :-)

Saludos, Salva!!! Es siempre un gusto tenerte por acá!!

Aguaya Berlín dijo...

Rosita, el "fanguito" me encantaba, yo llevaba a la beca una lata todas las semanas, mientras se pudo.
Cuando quedaba muy quemadito no me gustaba tanto. Y untado al pan era una delicia... Ah! se me hace la boca aguas!!!

Diliviru dijo...

Como es, que en esas cosas simples de la vida se pueden encerrar grandes verdades. Oye por cierto aca en Mexico nunca he visto latas tan grandes, lo mas grande es una que viene en una botellita apachurrable. Leyendo lo de tu esposo me acorde del mio que casi todo lo dulce lo quiere hacer con lechera.

Saludos

A Cuban In London dijo...

OK, agu, vamos a ver si hay alguien en este mundo que haya comido mas azucar que yo. Mi merienda preferida (sobre todo cuando miraba los mun- de Huckleberry Hound y el Oso Yogi, llegate por el blog para que veas los recuerdos) era una lata de leche condensad (completa, claro esta) hecha fanguito, con chocolate en polvo, miel de abeja y... caete pa' atras... azucar. Si, dos cucharadas de las grandes. No por gusto he tenido problemas con los dientes aqui en GB. Es el resultado de mi infancia. Por suerte aqui el dentista es gratis. Asi que si quieres que tus nin-os aprendan la leccion, les dices que conociste un cubanito como tu que ahora se arrepiente de toda esa azucar que comio.

Saludos desde Londres con Radio Freekinternational en vivo y en directo.

Aguaya Berlín dijo...

Cuban!!! Se me había pasado lo de Radio Freekinternational!!! qué cabeza la mía... :-(((
Voy pa'llá...

Ah, a mí también me gutaba echarle azúcar blanca a la leche condensada; yo las mezclaba en una tacita de café. Qué ricooooo!!

lola dijo...

La leche condensada es mi perdición, junto con el chocolate. ¿no aprovechaste y compraste dulce de leche (fanguito) La Lechera? aunque el mejor es uno argentino, que está de buenoooooo.
Buen fin de semana, lo que queda

glazam dijo...

Deben haber muy pocos cubanos a los que no le guste la leche condensada, ustedes que tienen muchos menos años que yo la recuerdan a pesar de que a veces la daban por la libreta. Pues miren, yo la llevaba a la beca, que no era la que ustedes conocieron (Escuela Municipal Aguayo) y echaba en un vaso grande cl Corn Flakes, le ponía leche condensada y hacía como una pasta. Esa era una de las formas, también con trigo, gofio, en baño de María (lo que ahora le dicen fanguito), eran muchas las formas de atragantarnos de azúcar. Ah y en mi época las mujeres contrario a lo que pasa hoy, querían engordar y tomaban jugo de naranja con leche condensada. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Y también malta Hatuey con leche condensada, aquí ( en Francia ) hay latas de 1 kg. son las que compro de la marca Nestlé y te digo que duran apenas dos días, pero tengo suerte, peso 47 kgs.

Saludos
Mayda

Betty dijo...

umhhh, qué rico, malta con leche condensada, bebida paradisíaca, lo que no siempre encuentro la malta, en algunas tiendas ecuatorianas a veces y compro cinco o seis...Ñó, Cuban, qué exagerao, no sé los dientes pero no saliste diabético de milagro! Sí que está bueno el fanguito de La Lechera pero hay otro que le llaman Chimbote, que no está mal...un abrzo empalagao

Aguaya Berlín dijo...

Oye, claro, la leche consensada con malta!!!!! quéee rica! un bombazo calórico que bien vale la pena pasar por alto alguna que otra vez :-))

Un abrazo bloguero para todos!

Cien Por Ciento dijo...

Lo más rico era comer galleta de soda con fanguito para ver la tanda del domingo.
Por suerte, aquí consigo la Nestlé y también la NELA!!!! Increíblemente más cara y más azucarada.

Pero mi perdición sigue siendo el dulce de guayaba casero.

Aguaya Berlín dijo...

Bueno, bueno, 100%, el dulce de guayaba casero son otros 5 pesos!! A mí me gustan más los casquitos que la mermelada... Son mi number one!!
ahhhh, cascos de guayaba con queso brema...........

Feriland dijo...

Hola! permiteme decirte que comparto esa cuasi-mania por la leche condensada, es que es muy rica y adictiva...lo mismo que el manjar!
Lamento todo lo que ha ocurrido con la "revolucion" Cubana. En mi pais estuvimos apunto de tomar la misma senda, en Chile, pero menosmal se siguio otro camino. Aunque aun asi, no puedo comer tanta leche condensada como me gustaria, ascendencia diabetica y por ende a cuidar la salud jajajajaj
Saludos desde Chile! y come harta leche condensada nomas! y cuando lo hagas, recuerda todos los buenos momentos que pasaste en tu patria!
Saludos! bye!