domingo, 4 de octubre de 2009

Gigantes en Berlín

votar
Dos gigantes de la compañía francesa de teatro callejero Royal de Luxe, dirigida por Jean Luc Courcoult, visitan Berlín. Son unas marionetas gigantes que han puesto de patas arriba a la capital alemana durante cuatro días para contarnos una historia de reunificación, a 20 años de la caída del Muro. Y yo claro que no podía perdérmelo...

Llegar no fue el problema, sino ir abriéndonos paso por entre los cientos de miles de admiradores de tan bonito espectáculo.



El cuento

Hace muchos, muchos años, cuando Berlín era una zona de pantanos, vivían en una choza dos gigantes: una niña y su tío. Él le regaló un bote para que pudiera llegar a tierra firme.


Un día se removieron mar y tierra y una parte de la ciudad quedó rodeada por un muro. La pequeña gigante y su tío quedaron separados. En Berlín fuimos muchos a ver si se encontraban por fin...

La pequeña gigante

La pequeña gigante, que mide 7 metros de alto, pesa 800 kg y es de madera, busca desde entonces a su tío. Lo más lindo que vi en ella fueron sus ojos, su sonrisa, su cara y lo real que parece. A los niños míos les encantó. Se quedaron bobitos mirándola, la niña sentada en los hombros de su papá y el chiquito parado encima del espaldar del coche, aguantado por mí.


Aquí tienen a la niña gigante en Berlín (por ahí por la avenida Unter den Linden andaba yo):



El tío gigante

El tío de la pequeña pesa más de 2 toneladas, mide 15 metros de alto y usa la talla de zapatos 237. Su pelo es de rabo de caballos y el traje con el que se sumerge en el agua es de lona de camiones.

Fue tanta su cólera después de la separación que se tiró al río y anduvo mucho tiempo por el fondo del océano buscando al géiser dormido. Cuando lo encontró, lo trajo a donde estaba el muro que se había levantado en la ciudad y lo hizo despertar, para que lo partiera en pedazos con su fuerza. Y así sucedió.

Aquí pueden ver al gigante por otra parte de Berlín, buscando a su sobrina:


Después que la pequeña gigante se alejó de donde estábamos nosotros, el lío grande fue salir. ¡Aquella masa de gente no se podía mover para ningún lado! Por suerte llevábamos el coche de los niños, donde al menos ellos no se sintieron casi aplastados, como nosotros.


La compañía Royal de Luxe radica en Nantes, ciudad natal de Julio Verne, y viene haciendo presentaciones de este tipo desde hace años ya. Los Liliputienses son los que permiten el movimiento de todas las marionetas, como el elefante del Sultán y la pequeña gigante, en Londres:


y como la pequeña gigante y el rinoceronte perdido, en Santiago de Chile:


Mientras preparo este post (noche del 3 al 4 de octubre), la pequeña gigante duerme en los brazos de su tío en la plaza donde está la Puerta de Brandeburgo. Ya se reecontraron, el muro cayó. Mañana caminarán por la ciudad, para despedirse.

Me ha gustado mucho este cuento de hadas y de verdad fue impresionante estar allí, cerquita... Me hace pensar en el momento en que las familias cubanas no tengamos más muros que nos separen. Creo que necesitaremos una legión de géiseres, y los blogs me parece que son parte de ella. ¿Qué creen ustedes?
Share |

10 comentarios:

Noelplebeyo dijo...

Impresionante, sin duda

TRANCASEDIN dijo...

Aguaya,mis felicitaciones por los diez años viviendo en libertad, celebralo,eso no se da todos los dias.
Yo celebrare los 20 años el dia 9 de noviembre,el dia que cayo el muro de Berlin.

Eufrates del Valle dijo...

Bella celebracion estimada Aguaya. Los munecos son impresionantes!

Chez Isabella dijo...

Oye, precioso, simplemente es impresionante. Ya los había visto en otros video. Muero de ganas por asistir a un espectáculo así algún día. Un abrazo. Que pases un lindo domingo ;-)

Kerala dijo...

Aguaya he compartido con las niñas este post, fascinadas. Muchas gracias.

Carlota dijo...

Yo siempre te leo, pero nunca me habia atrevido a dejarte un mensaje.
Esta pequeña gigante estuvo en mi pais hace casi 3 años, aunque sin su tío venía con el rinoceronte, y es impresionante. Su carita tan expresiva, y no es solo para niños de verdad que es un espectáculo que vale la pena, sobre todo en una celebración como esa.

Martín Bolívar dijo...

Una maravilla los muñecos, también sería una maravilla si se rompiesen los muros para los cubanos. Muy buen blog.

Chez Isabella dijo...

Agua, anoche le mostré este post a mis bebas antes de dormir. Vimos las fotos y todos los videos. Creo que yo estaba más fascinada que ellas mismas. Ya sabes, tengo fetiche por las miniaturas y en este caso es como asistir a un verdadero cuento de Gulliver en el país de los enanos. ¡Qué bello trabajo; no me canso de admirarlo! Por cierto, de este post pasamos al de tu niño riéndose por el tema del culero. Te diré que la risa del chiquillo es irresistible y altamente contagiosa. Las mías parecían unas bobitas de la penumbra riendo a la par. Abrazo.

seminarios teatro dijo...

Que hermosa historia, perdon por mi ignorancia pero desconocia la leyenda, me parecio muy hermosa y debe ser emocionante verlos alli.

glazam dijo...

Llevaba días sin pasar por aquí y me encuentro con este maravilloso post. Te luciste con las fotos y la descripción. Un abrazo.