jueves, 21 de agosto de 2008

Cortando el cordón umbilical con la isla

votar
© freestockphotography

Una se resiste y se resiste pero el tema Cuba sale a relucir no obstante; y desde que soy blogger, mucho más frecuentemente. He hecho el comentario en otras ocasiones: antes evitaba hablar de mi país. No, no me interesa. No, nada de documentales. No, nada de libros. No, nada de recuerdos. No, cambiemos el tema. Y la necesidad de claro que hablar de mi país me llevó un día de la mano a la blogosfera.

Y hoy me agradezco infinitamente haberme dejado llevar. No serán suficientes las gracias a los que me acompañan o yo acompaño en este mundo virtual. Lo que fue cortado, ha tendido puentes de otras formas. El cordón permanente, autoritario, insensible se ha partido. Pero quedan otros lazos que son mucho más fuertes.

Y soy en lo más hondo muy feliz. Ya era hora.
Share |

8 comentarios:

glazam dijo...

Aguaya, qué bonito eso que dices. En un futuro te acordarás de mí; con los años, la nostalgia por lo nuestro crece, y lo que ahora sientes verás que se multiplica. Un abrazo.

Eufrates del Valle dijo...

Comparto tus palabras, estimada Aguaya. Lo mismo me paso a mi. Te comprendo perfectamente.

Anónimo dijo...

Aguaya..uno mas que te entiende. O mejor dicho, que nos entendemos. Nosotros, los que un dia nos sentimos muy solos, cada uno por su esquina rumiando la incomprension de aquellas caras que nos miraron partir, haciendonos sentir traidores, gusanos, diferentes. Nuestra familia "comprendiendonos" pero sin mojarse mucho las manos. Tantas historias con tanto dolor. Y hemos, nos hemos, encontrado en este espacio virtual, con sus altas y sus bajas, sus incomprensiones y sus emciones, un espacio de algo parecido a lo que soñamos para la isla que nos vio nacer. Volveremos algun dia, o volveran nuestros hijos a ver ese lugar de donde todos los cuentos empezaban asi: "alla en Cuba"...
Saludos desde TX

Miguel Caballero dijo...

Una vez leí que la iamginación era la única fortaleza de libertad que jamás nos sería arrebatada. Sigue soñando y empujando con tu blog a que un día, si quieres vivir fuera de la isla, sea por decisión propia.

ARIAN dijo...

te siento lo que dices palabra por palabra.yo ya pase la etapa de cambiar el tema y estoy quemando la etapa ahora de oir musica que antes no oia,ng,reve cosas asi y ahora escucho y de ver documentales,peliculas etc.
me alegra saber que el gorrion este que se me posa en el hombro todos los dias por lo menos lo voy a ver par de veces al mes en el futuro.
porque no es facil vivir en dos mundos y llevar dos realidades cotidianas a la misma vez.
muy lindo todo lo demas en tu blog.
bien puro y con punteria.
(coño,si no reviso por poco me como la n)

Iván dijo...

Pues si AB. No estoy viviendo tu experiencia y la del resto que ya me van siendo familiares por esto de bloguear, pero soy capaz de entender perfectamente lo que se siente. Como te comenté alguna vez, pasé dos años cumpliendo el SMG en Angola y aún sabiendo que en algún momento volvería (gracias a que fué)el sentimiento por lo de uno, su barrio, sus gentes y todos los demás; era inmenso. Y hago referencia a lo que comenté en el post de nuestra amiga Betty sobre la reseña que hizo del libro de Benedetti "Vivir a Drede":
Tenemos que aprender a hablar solos y a volar...
Y ella agregó....y a bloguear.
Un abrazo a todos.

Aguaya Berlín dijo...

Saludos a TODOS!!!

Querida Glazam, claro que me acordaré, y ojalá tenga la fuerza y entusiasmo cuando llegue yo a tu edad. Qué ejemplo para mí!!!!

Eu, nos ha pasado a muchos, y quisiera de verdad que en el futuro sea tan normal entrar y salir de Cuba...

Julio, así es, una soledad como castigo y una incomprensión no buscada que demoran mucho en masticarse y digerirse... Yo nunca le dije a mi familia "esta vez no regreso" pero ellos sabían que algo ya no era lo mismo que antes. Confío en que para mis hijos sean solo cuentos del pasado...

Miguel, yo pienso y sueño tanto con el país donde nací, ahora más libre: ya pensaba, pero ahora lo hago en voz alta también. Me siento mejor, mucho mejor.

Arián, hay fases por las que hay que pasar necesariamente; y hay que desarrollar un sentido del olfato especial para distinguir de cuales es mejor salir cuanto antes, por los medios que sean. Esas duelen más. Ahora estoy en una en la que me cuestiono muchas cosas que antes no hacía, o evitaba, sobre todo cuando mi niña me pregunta "mami, ¿vamos mañana para Cuba?". Ella solo tiene 3 y cree que Cuba está a dos cuadras de la casa... (qué bueno que te diste cuenta de la letra que faltaba, :-)))

Iván, bloguear ha sido una medicina fabulosa, enriquecedora y contagiosa. ¡Cómo no lo descubrí antes! Camino orgullosa, no miro más hacia abajo: miro hacia adelante, hacia arriba.

Un beso para todos, cargado de amistad y gracias por sus comentarios que he sentido tan cerca.

AB

Cubanita in Colorado dijo...

Caballero, esto no es fácil... Aguaya, te entiendo perfectamente.

Yo, aunque siempre fui digamos que muy vocal en cuanto a Cuba, no encontre ese verdadero espacio hasta que empece mi blog.

Junto con las nostalgias y los recuerdos, las criticas y todo lo demas, uno de verdad necesita sacar al aire los rencores y las frustraciones por todo lo que nos arrebataron, sin siquiera pedir permiso. Creo que es algo que inevitablemente nos acompanara siempre, como generacion.

Y en ese saco cabe todo: desde terminar de leer un libro y te das cuenta que el cuento de Pepito no fue tan asi como te lo contaron,hasta cuando te das cuenta que por mas tijeras que uses y por mas que te adaptes a tu nueva geografia, siempre que te quede en la isla un ser querido, un recuerdo bonito, un amigo, un vecino, hasta un olor familiar, siempre siempre seguiras sangrando por esa herida.

No nos queda mas que apretarnos los pantaloncitos y pasarle por arriba a esas etapas.

Menos mal que tenemos los blogs! (Salen mas baratos que la psicoterapia)