domingo, 10 de agosto de 2008

Fírmame mi blusa

votar

Hay a quienes no les gusta mucho recordar el pasado. Hay a quienes hasta les molesta cuando otros lo hacen, sobre todo si se trata de "un" pasado en particular. Sinceramente opino que el valor que pueda tener un objeto de cuando la niñez o adolescencia puede ser el mismo o muy parecido para mí (nací en el 69) que para mi papá una lata de sopa de tomate Campbell's de las que antes hubo, después no, y que yo ni siquiera conocí sino hasta hace unos meses cuando mi esposo compró una que ahora tiene de porta lápices, lapiceros y pinceles en el escritorio de la casa. A mí hay muchos objetos que me traen muy buenos recuerdos. Otros no tan buenos, pero no me acompleja ni me avergüenza hablar de ellos.

Esta de hoy es otra de las fotos que le mandé a la pandilla de Generación Asere. Se trata de la blusa de mi uniforme cuando yo estaba en sexto grado en la escuela Aguayo. Así me la firmaron mis amiguitos cuando terminó el curso (Julio de 1981). Mi papá lo que guarda es una pelota de béisbol que Orestes Miñoso le autografió hace ya muuuuchos años, cuando mi viejo era un niño.

La pañoleta también me la firmaron al terminar un curso escolar. Esa vez fue al terminar el noveno grado, específicamente el último día de clases, el 3 de Julio de 1984 (así lo ví en la pañoleta, no se crean que mi memoria llega a tanto).

¿En la época tuya también dejaban recuerdos como éstos los muchachos del grupo? Yo de verdad que trato de exprimirme la cabeza en algunos de los nombres y no sale ni una gota de zumo... no me acuerdo de muchos :-(
Share |

11 comentarios:

Al Godar dijo...

Esa fue la primera versión del graffiti. La segunda fue aquella de escribir en el yeso cuando alguien se partía un brzo o una pierna.
Claro que me acuerdo haber firmado muchas camisas y hasta algún que otro ajustador.
Saludos,
Al Godar

Aguaya Berlín dijo...

Al, hasta ajustadores!!!!!!! jajajajaja

¿Quién sabe desde cuándo es la tradición? ¿es cubana?

Saludos, Al,
AB

Yoana dijo...

Yo tenía una libreta con los nombres de todos mis compañeros de secundaria en la ESBEC Revolución de Octubre, y con muchas dedicatorias firmadas, pero en alguna mudada en La Habana la extravié. Yo también recuerdo haber firmado varias blusas, camisas y yesos (nunca ropa interior, Al, donde fue eso?, que el relajo sea con orden, como decía una en mi beca), pero nunca cogí una blusa mía para eso, porque tenían que servirme para el año siguiente, aunque bien podía haberlo hecho en el último año del pre, pero para entonces me la habían pedido para una primita. Muy lindo ese recuerdo, tanta gente que uno no sabe hoy en qué rincón del mundo estará! Un abrazo dominguero,

Ana

Salva dijo...

Ja die alten Schuluniformen.

Als Kind wenn wir nach Sizilien fuhren im Urlaub (zwei Tage und zwei Nächte mit Zug unterwegs), bestaunte ich immer die Schuluniformen die dort die Kinder hatten. Unüblich in Deutschland. Diese waren in dunkelblau mit weissem Kragen und Schleife vorne. Aber dieß nur die erstan 4 Jahre, also nur für die Grundschule.
Heute sind sie nicht mehr üblich.

Ich denke dass es zu sehr militärisch wirkte. Andererseits waren es auch andere Zeiten, wo die Schule um vieles strenger war als heute. Mein Bruder musste so ein Teil anziehen, da er sämtliche Schulen in Sizilien absolviert hat. Ich wurde Gott sei Dank davon verschont. (Hatte aber auch eins im Schrank hängen für alle Fälle falls ich mal für ein Jahr hin musste) :)

Lieben Gruß,
Salva

Aguaya Berlín dijo...

Ana!! pues mi mamá también me hubiera matado si yo hubiera cogido una blusa "normal" para las firmitas!!! pero esa la de 6to grado, a sabiendas de que el uniforme en la secundaria sería otro y sin primos, sobrinos o lo que fuera a la vista para que heredaran la mía.

Salva, así que conoces también los uniformes!! Mi abuela usó en su escuela, imagínate, la tradición es taaan vieja! Yo usé desde los 6 años hasta los 18. En una foto antigua, sin embargo, veo bonito que todas las niñas y niños vistan su uniforme. Ustedes no?

Saludos para los dos!!

Eufrates del Valle dijo...

Que bien que conservas la blusa!! Casi no conservo nada, y lo lamento mucho.

Aguaya, cada generacion tiene sus recuerdos, sus nostalgias. Excelente tu respuesta-post.

PapasxMalangas dijo...

Yo guarde la de 6to y 9no por muchos años hasta que un dia mi mamá botando cosas viejas las botó. Cuando me entere forme un liooo. La verdad es que me fastidió bastante pq eran parte de mis recuerdos y no tenía derecho a hacerlo sin consultarme antes.

Saludos desde Madrid

Aguaya Berlín dijo...

Sí, Eu, cada generación guarda en un rincón especial sus recuerdos (a veces muchos no son ni materiales) y eso es bonito y hasta necesario diría yo.

PxM, oye, la vieja tuya haciendo limpieza es la bárbara! A ver si le doy el teléfono de mi casa: tengo el sótano con cada clase de trastos que ya ni se puede caminar, jajajajaja. Soluciones drásticas pueden ser buenas, digo yo, pero en el caso de tus camisas, una pena.

Saludos a ambos!

glazam dijo...

En mi época tal vez hubiera lo de las firmas de las blusas o camisas pero realmetne no lo recuerdo. Sí recuerdo que las niñas teníasmos autógrafos, que eran unos libritos, con hojas de colores pálidos o blancas, donde amiguitos de ambos sexos nos escribían algo, un verso, una expresión de cariño o amistad, y firmaban. Yo no conservo los míos, porque casi siempre teníamos más de uno, no se qué se hicieron y hoy lo siento.
Mi saludo.

Cubanita in Colorado dijo...

Ay yo me acuerdo de eso como si fuera hoy!!! Cuando me fui de la Habana, valgame Dios... me traje las blusas (6to y 9no, y creo que la de 12, cuando terminamos la Lenirn) pero ahora no tengo la menor idea de donde pueden estar.
:(

Aguaya Berlín dijo...

Glazam, mi abuelita me hablaba de los libritos como el tuyo!! Tampoco conservaba el suyo yo me los imaginaba preciosos oyéndola hablar de ellos...

Cubanita, pero las tienes cercam qué noticia!!! Cuando menos te lo esperes encuentras la caja. Ya buscaste en el sótano de la casa? :-) Cuando desempolvé la mía para mandarle la foto a GA, me vinieron a la mente taaaantos recuerdos!!!

Un abrazo para las dos,
AB