viernes, 8 de agosto de 2008

Un susto con recompensa

votar

Creo les conté que mi suegra nos visita por un tiempo. No lleva ni dos semanas en Berlín y ha pasado hoy un susto tremendo. Les cuento. Resulta que mi esposo y ella fueron a una tienda de deportes a comprarme una colchoneta fina para hacer ejercicios. Al salir, mi esposo se adelantó y detrás, a pocos pasos, salió mi suegra. Pues empezó a pitar la barrera electrónica que detecta si alguien se ha robado algo de la tienda. Ella retrocedió, volvió a intentarlo, y de nuevo aquello empezó a sonar de mala manera.

La muchacha de la caja dijo algo, mi esposo se acercó con mi suegra -de más está decir que ella no sabe Alemán- y llamó por teléfono a los de Seguridad de la tienda. Vino un hombre, se acercó la cajera, y empezaron a pasarle a mi suegra, de arriba a abajo, un detector de esos que se usan en los aeropuertos. Revisa aquí, revisa allá, súbete la blusa, enseña la punta del blúmer, vuelve a revisar. Nada.

Mi suegra ya estaba nerviosa, nada más hacía repetirle a mi esposo "¡Pero si yo no tengo nada!", asustada. Fueron acorralando más el ruido y adivinen... en su bolsillo derecho, el chiquitico que tienen los jeans encima del lateral, había una pieza de plástico y metal de unos 4x1 centímetros de tamaño. El hombre que la revisaba le preguntó a mi esposo cuándo y dónde había comprado el pantalón. Él le preguntó a mi suegra, que seguía sin entender nada, y ésta dijo "¿Este pitusa? ¡Aquí en Alemania, hace dos años, cuando vine en el 2006!". Eso era, señores. Las piezas y objetos que "esconden" las tiendas en la ropa para detectar a los ladronzuelos al salir le hacen pasar un mal rato a cualquiera.

Aclarado todo se disponían a salir de la tienda cuando la cajera los volvió a llamar. Les pidió disculpas y le regaló a mi suegra una caja de bombones Milka. Cuando mi esposo me contó yo me dije "¡Ese es el post de hoy!". ¿Y él qué me dijo? "Le dije a mami que dejara la cosita esa en el pantalón y que fuera otro día para que le volvieran a regalar chocolates". Estos cubanos... ¡siempre están en el invento! Jajajajaja. A mí lo que más me gustó de todo no fueron precisamente los bombones -que me encantan, por cierto- sino el gesto y las disculpas. ¡Es tan bonito reconocer cuando uno no tiene la razón!
Share |

13 comentarios:

glazam dijo...

Imagino tu pobre suegra bien asustada y cómo se siente uno con la gente alrededor mirando. A mi me pasó algo parecido en París, en Galerías Lafayette. Iba con un familiar en silla de ruedas y habíamos hecho una compra en el segundo piso. Bajamos y cuando íbamos saliendo comenzó la alarma. Vinieron varias personas de la tienda. Muy amablemente nos registraron, chequearon la silla de ruedas y al final detectaron que una de las piezas de ropa que habíamos comprado tenía lo que le ponen para evitar los robos.
Nos pidieron disculpas, solo que no nos regalaron bombones... qué pena, la próxima vez iré a Alemania, ¿no crees?
Saludos para tí y tu familia.

Lulita dijo...

pues nada, a partir de ahora..barrita en cada pantalón...y asegurar la cajita de bombones en cada comprita!!!!

Mira, imagino la cara de tu suegra..pobre..sinceramente la debe haber pasado mal......porque a mi madre un dia..k no tiene nada que ver con lo que cuentas...pero como son anecdotas pues os lo cuento...pues a mi madre....se le rompió en un super un pomo de tomate y solo le falro llorar....y la mujer del super led decia.... sra que no pasa nada, que lo limpiamos, coja otro...y mi madre es que mi hija me ha dado dinero solo para 1, y ahora tengo que pagar los 2....y la mujer no sra, ,solo paga el que se lleva....y mi madre por poco le da 1 beso....es asi ...


AAHHH,,,y un dia, esto es con mi padre....pues nada todos los dias tocaba al timbre, el tipico tio que queria venderte algo, y mi padre todos los dias le decia que los dueños no estaban...y un dia tocan al timbre y estabamos y le digo..ay papi, dile que no nos interesa, que no se lo que vende, pero que no queremos....y va mi padre muy orondo..y le dice: compañero....los compañeros de la casa, no quieren comp`rar nada....estoy escribiendo esto y os lo juro que me rio...con el compañero...parecia que estaba hablando en la tribuna del 1ro de mayo...

ayyy..anecdotas....

lola dijo...

A mi lo que me sucedió fue que estaban arreglando la fachada de unos almacenes, y no habían puesto una reja de seguridad para que la gente no pasara, el caso es que estaban soldando y me cayó una chispa, el dolor que sentí en el hombre fue tremendo, la chispa me atravesó la rebeca, la blusa, la tira del sujetador y la piel, se lo dije a la que cuidaba en la puerta, me enviaron al médico de la tienda y él mismo me dijo que reclamara en atención al cliente, total que salí de ahí con ropa nueva, y bueno, aproveché y cogí una rebeca mucho mejor que la que yo tenía, ya sabes el refrán: quien rompe viejo, paga nuevo. Al día siguiente cuando volví a pasar por ahí, ya habían colocado todas las medidas de seguridad necesarias.
Un saludo,

Yoana dijo...

Qué maravilla! Mira que son "malos" estos capitalistas! Se imaginan si eso pasa en Cuba? Ni disculpas, ni mucho menos chocolate, ni pullover nuevo ni na de ná, pa la calle y gracias si no te llevan presa.
Bueno, no tengo ninguna anecdota de tienda, pero si nos sucedió en el aeropuerto de Miami que al pasar por el escaner mi hija "pitó" y el guardia me la "guardó" en una jaula transparente hasta que vino una policía mujer y la chacheó con el aparatico ese que tienen, y al final eran los aretes (aunque nos habían dicho que no) y llegamos de últimas al vuelo, por poco se nos va, y ni chocolate ni disculpas, pero en fin, es la obsesión con el terrorismo perfectamente comprensible dadas las circunstancias. Saludos,

Ana

PapasxMalangas dijo...

Eso mismo hacen las cajeras de Ultra jaja.

"Compañera" lulita que risa me ha dado lo de tu padre :)

Aguaya Berlín dijo...

Hola por aquí!!

Lo peor de todo siempre, según mi parecer, son los malentendidos en aquellos países que hablan un idioma que uno no entiende... oye, qué apuros se pasan!!

Las disculpas siempre son bienvenidas, además de necesarias pues la situación en que se pone el "acusado indebidamente" no es nada agradable. Pobre mi suegra, con la cara que me hacía el cuento! Después muerta de risa, pero de seguro ahora no quiere meterse sola en ninguna tienda...

Cuántas anécdotas!!! Glazam en Lafayette, los padres de Lulita y "el compañero, Lola y la ropa nueva, Ana y el aeropuerto...

Saludos para las 4 y para PxM también!!

Eufrates del Valle dijo...

LOL!!! Que buena anecdota con susto y recompensa para tu suegra. Que no se adicte al Milka!!!!!

Aguaya Berlín dijo...

Si supieras, Eu,... a ella el chocolate no le gusta!! jajaja
Un abrazo,
AB

Anónimo dijo...

Yo voy a contar una de la Isla..Mi esposa, que no es cubana, fue un dia a comprar un Refrigerador pero de paso le sobraron 3 dolares. Para no hacer la historia larga, el "compañero" de la puerta no la queria dejar salir porque no tenia el papelito de la botella de aceite!! Mi mujer, casi se lo come. Despues de pagar aquel refrigerador a sus precio exorbitante (eso lo supe solo unos años despues y muchas millas por el medio) se imaginan como se puso...
Saludos desde Texas

Aguaya Berlín dijo...

Oye, sí, Julio, no sé si eso exista todavía: al salir de la tienda te pedían en la puerta "el papelito", el comprobante de pago, y lo mascaban en una esquina y revisaban la "jabita" a ver si coincidía lo comprado con su contenido...
Saludos para ti,
AB

Iván dijo...

AB, buen susto el de tu suegra. Seguro que ya se veía en "Manto Negro".
La revisión del "papelito" en la puerta y de la jabita todavía existe. Al final no se sabe a quien están controlando, si al "compañero(a)" que está en la caja o a uno que va de compra. Anécdotas de malos tratos sin recompensa ni disculpas, hay montones. Me sucedió que fuí al mercado del Focsa y salí de allí con dos jabitas (me tomé el trabajo y la precaución de pedir dos por si acaso el peso)y dentro un pomo de mayonesa, dos paqueticos de aceitunas, un paquete de galletas de soda y una lata de jamonada; todo para que en casa hicieran una pasta de bocaditos que tendríamos que llevar en la noche a un cumpleaños. Pues se me ocurrió entrar a la tienda de efectos electrodomésticos para confirmar sobre un precio que me habían comentado y al llegar a la puerta, la "compañerita" (tendría unos 20/21 años)que la custodiaba me dice que no puedo entrar con la jabita. Su lógica parece que le indicó que me podía llevar un TV o un equipo de música, o una batidora; dentro de la jabita. Le contesté -Mi amor lo que traigo acá dentro no lo venden uds aquí, son alimentos. Me dice, -Bueno, déjamela acá al lado en el piso xq me llaman la atención si te ven entrar con la jaba. No me quedó más remedio, puse la jaba en el piso, revisé lo que quería y cuando venía de regreso a la puerta
ella se agacha, toma la jaba y sin haber llegado yo a la distancia necesaria para tomarla, ella por estar hablando con otra "compañerita" la soltó y el resultado fué que cayó al piso y se rompió el pomo de mayonesa.
Y allá va la disculpa que me dió y lo primero que me dijo:
Pero niño, tu eres bobo. XQ no agarraste la jaba. Y mira eso, a quién se le ocurre echar un pomo de mayonesa en una jabita??.
La impotencia es mala consejera y lo único que se me ocurrió decirle fué: Por eso con la edad que tienes estás parada en esta puerta, POR ESTUPIDA. Y salí de la tienda.

Betty dijo...

;-))) Ay el cuento de Lulita, el de Ivan y el tu suegra Agua, da risa pero es el denominador común, se siente mal la gente por el eterno sigilo, los inventos cubanos y la dichosa escasez, cuesta comprender que eres el cliente y vas allí a recibir un servicio, y que te traten bien es lo que toca, de eso se trata...

oye Agua, si te digo que hoy viernes estuve toda la mañana detrás de una fábrica de ADT que hace estas tiritas de seguridad en Hong Kong para usarlas en uno de nuestros pedidos que viene de allá? al final las localicé y resuelto el problema...Y ahora entro en tu blog y me la tropiezo en la foto...en primera plana;-)) no puede ser, me dije!!;-D))) poco a poco todas las empresas textiles y las cadenas de supermercados las están exigiendo como obligatorias...solo hay que revisar bien que las desactiven en caja, de lo contrario a pasar el mal rato, aunque traiga desagravio dulce;-)), un beso

Aguaya Berlín dijo...

Iván, te quedaste sin mayonesa entonces???? No puedo creerlo!!!!!

Mira que trato de acordarme y no recuerdo ningún trato amable en las tiendas cubanas..........

Betty, así que las tiritas se llaman ADT!! me entero ahora... qué quieren decir las siglas?

Besos para los dos,
AB