viernes, 30 de enero de 2009

Degradación culinaria de los cubanos

votar

Es muy probable que la generación de nuestros padres, independientemente de la edad que tengan éstos y Ud., o Ud. y yo, recuerde alguna receta especial, o golosina específica, o plato culinario del pasado con añoranza y la boca hecha aguas.

Por ejemplo, a mí me pasaba mucho con los míos, cuando vivía en Cuba, y cuando comentaban emotivamente sobre los sandwiches que se comían en la Manzana de Gómez, en el corazón de la Habana, o sobre las alcaparras para sazonar las comidas, o sobre tal o más cual marca de refrescos, o sobre las aceitunas y tal tipo de queso para poner en un saladito, o sobre las especias de la abuela para cocinar unos camarones. Yo trataba siempre de imaginarme el sabor tan especial que debían tener sus comidas para que las recordaran con tanta nostalgia y me preguntaba si algún día yo también las podría llegar a conocer. ¿O sería muy tarde ya?

Pasados los años, con el surgimiento de las tiendas en divisas, en las cuales al principio solamente podían comprar los turistas pero que, necesariamente, pasaron a formar parte de las visitas obligadas de muchos cubanos para poder subsistir, volvieron a aparecer algunos productos "exóticos" a los cuales yo no les hice caso. Ni ahora tampoco: no hay manera de que me gusten las aceitunas, por ejemplo, y creo que tiene que ver mucho con la formación del paladar en cada persona. A lo que una no se acostumbra desde chiquita, casi seguro que no le gusta de grande.

Pero aquí no para todo. Tengo un colega al que el período especial cubano lo sorprendió siendo aún un niño, y el cual ha venido a Berlín por motivos de estudios. Yo le pregunté al principio de llegar, y a veces sale el tema en alguna conversación, cosas como "¿Y? ¿qué quisieras comer que hace rato no comes?" o "¿No tienes ganas de comerte tal cosa?" o "¿Te acuerdas de las puntillitas de chocolate?". Pero no, o no conoce de lo que le hablo o no tiene de verdad esas ganas que exteriorizo yo.

¡Y es sólo 10 años menor que yo! ¡Le pasa conmigo lo que me pasaba a mí con mis padres! Las tradiciones de la cocina cubana, platos exquisitos que cocinaban nuestros abuelos, diversos productos hechos en Cuba que "se fueron del país" ya no forman parte de los hogares cubanos y la mala noticia es que la situación se agrava en vez de mejorar. Pregúntele a algún cubano nacido después del 59 cuáles son los platos típicos cubanos o qué se come en Navidad y fin de año. A mí misma me faltan los sustantivos y adjetivos al contestar...

Por eso no me queda más remedio que llevar una mota de algodón y alcohol al Zoo de Berlín no vaya a ser que me desmaye algún día: en la foto que da inicio a este post retraté lo que comen los monos...
Share |

15 comentarios:

Noelplebeyo dijo...

Yo creo que pasa en todos los sitios...la sombra de multinacionales y globalización culinaria es alargada....

Gracias por tus amables comentarios

Besos

Lulita dijo...

mi madre siempre habla de los refrescos "materba"..creo k se escribe asi...o de los garbanzos con mucho chorizo....

mi padre decia, alla por los años 90..(ya se le quito la idea)...que cuando se acabara el periodo especial....(Inocente)....pues lo primero que haria es ir a comprar un refrigerador bien grande...llenarlo de pollo y carne, y cerrarlo para el proximo periodo especial, pero que no queria que le faltara mas de eso.....lo k ocurre que ya no lo dice porque primero se tiene que acabar ese gran periodo especial, que ya va para 17años..asi k el pobre cuando viene, lo intento mimar con todas esas cosillas que tanto le gustan....

cuanta gente, quisiera ver el zoo de berlin...pero si mi padre ve esa mesa, ya te digo que lo unico que vera es la mesa...los monos no creo que le interesen...por lo menos en ese dia....

aguaya cada dia traes mejores post que hacen que nos acordemos de esos "sabores caribeños" que hace tanto tiempo hemos dejado atras....

A Cuban In London dijo...

Pues estoy de acuerdo con lo que dices. Muchas gracias.

"Matelva" :-).

Hablando como los locos, tengo un arroz con chorizo, cebolla, ajo y cebollino para el almuerzo que es lo mas grande :-)!

Saludos desde Londres.

Rosa dijo...

Mi mamá me hablaba así como cuentas, de las "media lunas" que eran como unos sandwiches pero con un pan delicioso según ella, y que no te cabía en la boca de la cantidad de cosas que tenía dentro. Me pasa como a ti con las aceitunas, aunque en Cuba si que me gustaban las pocas veces que me "empataba" con alguna, pero aquí ya me revuelven. en cambio una vez por semana tengo que hacerme unos "chícharos", di tu!


Es una gloria la mesa de los monos, la verdad. Un abrazo Agu.

Anónimo dijo...

Cuanta razon llevas en este post.
Yo soy nacido en 1964 y cada vez que me preguntan Cual es la comida tipica cubana al igual que a ti me faltan platos e ingredientes.
Lo de las aceitunas quizas este a tiempo de rectificaerlo,Yo como vivo en España tengo que reconocer que soy adicto al olivo y por supuesto al aceite.
Intentalo,claro como todo en la vida las hay buenas y no tan buenas.
Jaen en Andalucia alrdea de sus olivares y aceites y yo les creo,son deliciosas.
Ah! y como a Rosa ,tambien extraño los chicharos que aqui los consigo de vez de vez.Es el simdrome del paladar del "becado" cubano de los años 70-80.
Un saludo:ROBERTO

Aguaya dijo...

Hola!!!

Pues sí, las comidas rápidas han sustituido muchos platos exquisitos que antes hacíamos en las casas (déjenme rectificar: "que antes se hacían en", porque yo no soy buena cocinera...) y muchas tradiciones se han perdido, en muchos países, pero en Cuba no solo se han perdido de la mesa de los cubanos las tradiciones sino las especias, los ingredientes, los sustantivos y adjetivos en general, al punto que "inventar" qué cocinar tiene a muchas familias ocupadas la mayor parte del día, de la semana y del mes, sin chance a planificar por adelantado ni a darse gustos de ningún tipo...

Yo aquí no me puedo despegar de la leche condensada y pago por cada lata casi la mitad de lo que vale una en Cuba, increíble... Y lo que me gusta empinármela, así como hacía de nin~a!! jijiji

Noel, es un gusto leer lo que escribes, de verdad!

Lulita, los viejos míos cuando vienen también se dan sus pequen~os gustos, claro!

Cuban, por allá paso a pegarte la borra!

Ay, Rosa, unos chícharos!!!!!!!!! Desde cuándo no los como!! Yo también me acostubré a ellos, Roberto!!

Un abrazo para todos,
AB

Iskan el Cubano dijo...

Oye A., Donde se entregan las planillas para una plaza de mono en el zoo de Berlin?

Por cierto, el fin de semana hice bacalao con aceitunas, alcaparras, unas papitas y mucho aceite de oliva...

Saludos

I

Miriela dijo...

Hola Aguaya, felicitaciones por tu blog, soy una nueva lectora y me he hecho adicta a todo lo qu escribes, incluso he leido muchas de las entradas antiguas y en verdad considero tu trabajo excelente
Mi pobre madre vive añorando la mencionada Matelva, la mantequilla La Vaquita, el refresco Salutari (creo que se dice así) y otras marcas que desaparecieron del panorama cubano.

Yo tampoco me adapto a comer aceitunas y mucho menos alcaparras, es el síndrome del paladar deformado, sin embargo me encantan los embutidos de lo que sean, a los que en Cuba llamabamos "perritos"...
Saludos

Miriela

Salva dijo...

Ich vermisse die pasta auf dem Tisch ;)

Gruß Dagmar,

Salva :)

Aguaya dijo...

Qué tal, Iskán!! Oye, si me entero que andan repartiendo planillas, te aviso!!! jijiji. Si tú supieras: mi esposo hace un picadillo criollo exquisito y yo escarbo las aceitunas y las alcaparras y se las hecho en su plato después... :-(

Miriela, qué amables tus palabras, gracias!!!! Ah, los embutidos no puedo ni verlos! Lo único que me gusta es el jamón de agua, aquel que vendieron bastante en los mercaditos cubanos... De ese es del único que me como un par de lasquitas...

Salva, eso sí, que me pongan una lasagna como la que hicieron tú y Nella cuando los visité: ¡qué comida cubana ni ocho cuartos! jajajaja. Estaba divina, de verdad!

Un abrazo para los tres!!

glazam dijo...

Entiendo perfectamente eso de que las diferentes generaciones desconozcan y por ende, no le gusten diferentes platos o ingredientes de nuestra comida. Por muchos años han ido desapareciendo vegetales, frutas, especias y otras cosas que si no se introdujeron en el paladar de las personas siendo niños,y no van a querer experimentar una vez que, en otras partes del mundo o gastando los poquitos CUC (moneda convertible) tengan acceso a ellos.
Gracias por este post y recibe mi cariño.

Silvigta dijo...

Caballero: quién me puede decir qué cosa es un cusubé? Sé que es algo dulce y rico, por eso, allá por los tiempos de mi abuelita y mi bisabuela, los enamorados en Cuba se decían: "mi cusubé". Na, siempre he tenido curiosidad por eso. En los 90 hubo un tiempo en que los enamorados se decian: "mi pastilla". Serían de las vitaminas B aquellas que sustituyeron el desayuno en periodo especial :-?
No sé cómo pero de alguna manera habrá que recuperar las tradiciones, algo así como arqueología culinaria cubana, porque no es fácil vivir para siempre sin buñuelos en almíbar, panetelitas borrachas, dulce de fruta bomba verde, flan de coco, casquitos de guayaba con queso...como ven, me gusta el dulce!
Iskan, pon en la planilla que al fin y al cabo descendemos de los monos, al menos según algunas teorías, a lo mejor te ayuda y te invitan a la mezoosueca de Berlín. Si te resulta, avisa ;-)
Aguaya, leo tu blog a menudo pero no te había escrito, pero ya se me quitó la cybertimidez y te dejo mi admiración y un saludo desde Suecia.

Silvita dijo...

jeje, no me llamo Silvigta, sino Silvita... que pena, primera vez que escribo en un blog y miren lo que pongo!

Aguaya dijo...

Bienvenida, Silvigta!! (lo escribí bien?)

Eso de abajo la cybertimidez me gusta, jijiji.

Estuve buscando en Internet y el "cusubé" es un dulce de harina de yuca. Una receta la encontré en este enlace. Hmmmmmmmm...

Yo también soy dulcera... y se me ha hecho la boca aguas con los dulces que has mencionado, ay, mi madre, si me dejan con una bandeja me la como a ella también!!

Un beso, desde Berlín,
AB

Silvita dijo...

Gracias, Aguaya, por tu respuesta y la receta del cusubé. Qué pena que en ese libro-reliquia de cocina de 1925!!! no hayan, al parecer, fotos. En la página de El Guije hay mil cosas interesantes y bonitas.